Un compromiso por Puerto Plata

Los factores de perturbación social que atormentan a la sociedad puertoplateña, como son la violencia intrafamiliar, feminicidios, delincuencia, comercio ilícito de drogas y otros, tal vez no difieren mucho de los que perturban a otros pueblos, salvo por la particularidad de que si no se los ataca de la manera más apropiada, esos factores podrían echar por la borda el gran esfuerzo que hacen diversos sectores por rescatar el esplendor el turismo en esa zona y que está dando muy buenos resultados.
De ahí la trascendencia del compromiso asumido por autoridades y sectores de la sociedad civil para hacerle frente a los factores de perturbación social identificados mediante un estudio levantado por la antropóloga Tahira Vargas y presentado por la agrupación cívica Participación Ciudadana. Los sectores representativos de Puerto Plata han reaccionado de la manera correcta al asumir este compromiso, que puede ayudar a enfrentar en sus raíces los ingredientes de descomposición familiar y social.
Estudios como el levantado en Puerto Plata deben ser realizados en otras comunidades, para detectar las causas de los factores de perturbación y su impacto y estimular que sus organizaciones sociales y las autoridades se empoderen de los resultados y se comprometan a ser protagonistas de las soluciones. Mientras tanto, Puerto Plata ha dado el paso al frente.

Depredación en Monte Plata

A juzgar por la dimensión del ataque despiadado y generalizado contra ecosistemas diversos, será necesario reforzar el personal y los recursos del Ministerio de Medio Ambiente para que pueda combatir de manera integral este problema. En Monte Plata, la extracción de materiales de los ríos, la tala de árboles y otras actividades humanas están acabando con los ríos y la foresta a la vista de autoridades que no mueven un dedo para impedirlo y perseguir judicialmente a los autores.
Ríos que eran fuentes de especies alimenticias para la población están siendo afectados por la explotación inmisericorde de sus lechos, lo que genera pasivos ambientales de gran impacto en los ecosistemas periféricos. Hay que enfrentar de manera integral el quehacer destructivo contra el medio ambiente en muchos puntos del país.


COMENTARIOS