Un concierto Café Literario para recordar y reconocer

A1

La conocida promotora cultural Verónica Sención, creadora de los llamados “Café Literarios”, celebró la versión No. 40 de estos encuentros, con un emotivo concierto lírico, en el entrañable recinto de la Capilla de los Remedios de nuestra Ciudad Colonial, a cargo de los cantantes pertenecientes a la Compañía Lírica: Ondina Matos, Juan Cuevas, Frank Lendor, Vivian Lovelace, Pedro Pablo Reyes y Alberto Durán, acompañados al piano por Antón Fustier.
El concierto tenía dos motivaciones, recordar al gran tenor Luciano Pavarotti, en el décimo aniversario de su fallecimiento, y reconocer a uno de los cantantes líricos más emblemáticos de nuestro país, el gran barítono-bajo: Frank Lendor.
Luego de las palabras de bienvenida de la señora Verónica Sención, tuvimos el honor de leer el artículo publicado en el 2007 y que titulamos “Pavarotti en el Teatro Nacional, In Memoriam”, y en el que en unos de sus párrafos decíamos “El Teatro Nacional escribía esa noche una de las páginas más brillantes de su historia, recogida para la posteridad en las ediciones 42 y 43 de la desaparecida Revista Teatro, así como en la grabación que reposa en la Videoteca del Teatro. Posteriormente fue colocada una tarja conmemorativa al paso de Luciano Pavarotti por el Teatro Nacional, en la Galería de la Lírica que inauguramos ese mismo año 2002. Luciano Pavarotti ha muerto, duerme ya, pero que nadie duerma –“Nessum Dorma”- mientras su voz trine para el mundo en Recóndita Armonía, y asome a nuestros ojos, una Furtiva Lágrima”.
A continuación dio inicio el concierto; tras las primeras bellísimas notas del “Ave María” de Giulio Caccini, la voz del tenor Pedro Pablo Reyes, dulce, tierna, inunda la vetusta estancia, el momento se torna místico sobrecogedor. El público como en un ritual solemne se pone de pie, y aplaude. Luego el ambiente cambia, se torna picaresco, la mezzosoprano Vivian Lovelace interpreta con gracia, la “Seguidilla” del primer acto de la ópera “Carmen” de Georges Bizet.
La participación del joven Alberto Durán fue la gran sorpresa de la noche, su voz de barítono muy centrada y de un hermoso color, cautivó a todos al interpretar la bella canción de Paolo Tosti “A Vucchella”. De la ópera “Gianni Schicchi” de Puccini, la soprano Ondina Matos, canta con gran sentimiento el aria de Lauretta, “Oh mio babbino caro”, y luego junto a Pedro Pablo Reyes, interpretan el dúo “Pariggi o cara” del tercer acto de la “Traviata” de Giuseppe Verdi.
El cierre de la primera parte del programa nos reservaba otra sorpresa, Frank Lendor, haciendo galas de su potente voz y desbordado histrionismo, canta el célebre “Credo” de Yago, del segundo acto de la ópera Otelo de Verdi.
La segunda parte del programa inicia con un emotivo acto en el que la profesora Leila Pérez, lee una semblanza de Frank Lendor, en la que destaca su trayectoria como cantante lírico, habla de sus triunfos y su hombría de bien. Verónica Sención le hace entrega de una placa de reconocimiento, que él recibe visiblemente emocionado y con palabras entrecortadas agradece la distinción. El público le ovaciona, rinde tributo al gran artista.
Vivian Lovelace se une al reconocimiento y le dedica la “Serenata Napolitana” de Mario Costa. Luego une su voz a la de Ondina Matos e interpretan la bella “Barcarolla la Belle nuit” de la ópera “Los cuentos de Hoffman” de Jacques Offenbach. Pedro Pablo Reyes, unido al emotivo momento canta de Ernesto De Curtis, “Ti Voglio tanto bene”, el bello timbre de su voz se decanta en esta hermosa canción napolitana.
El dueto “Solenne in quest´ora” del tercer acto de la “Fuerza del Destino” de G. Verdi, es interpretado por, Juan Cuevas y Alberto Duran, con intenso fervor y doliente emoción. Otro gran momento nos tenía reservada la noche lírica, como homenaje final al gran Pavarotti, Juan Cuevas canta el aria del tercer acto de “Turandot” de Puccini, “Nessun Dorma” logrando impactar al público que le retribuye con prolongados aplausos.