“Un discurso de un país que no es RD, con datos cuestionables y temas ausentes” pondera politólogo

Guillermo Peña Capellán.
Guillermo Peña Capellán.

El abogado y politólogo, Guillermo Peña Capellán, consideró que, en el discurso de rendición de cuentas, el presidente Danilo Medina presentó un país que no es República Dominicana, con datos cuestionables, temas ausentes, logros significativos, y emotivo al final.
El politólogo consideró que el país que describió el presidente Medina no es la República Dominicana, porque si bien la economía dominicana goza de cierta estabilidad, el desempleo, la desigualdad social y el endeudamiento público siguen creciendo vertiginosamente.
Calificó como cuestionables los datos sobre reducción de la pobreza porque según el informe del propio Ministerio de Economía y Desarrollo, el 31% de los jóvenes dominicanos ni trabaja ni estudia, y además el Gobierno compromete más del 50% del PIB en deuda pública.
Expresó que en el tema de salud el presidente se quedó corto porque volvió a prometer la terminación de 54 hospitales que tienen más de 1 año paralizados, obvio la baja calidad de los servicios de salud que recibe la ciudadanía en hospitales públicos y no habló nada del abuso de las ARS.
Sobre los temas ausentes, Peña dijo que a propósito omitió el tema de corrupción e impunidad, específicamente el caso Odebrecht, el tema del creciente endeudamiento público y subida del dólar, y el tema del riesgo que implicaría para la producción del agua, agropecuaria y el medio ambiente, la explotación minera en San Juan.
El politólogo valoró como positivo que respecto al tema de seguridad ciudadana se apueste a la ampliación y mejora del Sistema de Emergencia 9-1-1, “El discurso también tuvo aspectos positivos como lo estabilidad económica, la cobertura de SENASA, el abordaje del tema fronterizo de apego a las leyes y respeto a los derechos de los migrantes, y lo que se ha realizado con el 9-1-1, sin embargo planteó que “Hace falta un Plan de Seguridad Ciudadana integral con un enfoque social y preventivo, mas que de militares y policías en las calles que abusen de su poder y hasta pongan drogas”, señaló.
Finalmente, resaltó que, la parte final del discurso fue muy emotiva y positiva porque hizo un llamado a la esperanza, al patriotismo y a seguir trabajando para construir el país que soñamos.


COMENTARIOS