Un discurso positivo y esperanzador

El discurso de rendición de cuentas del presidente Danilo Medina fue objetivamente positivo y esperanzador, al margen de los naturales cuestionamientos de sectores de la oposición y algunos voceros de la llamada sociedad civil.
Las obras realizadas el pasado año, correctamente publicadas en espacios pagados en la prensa nacional, incluyendo en el periódico Hoy, y las que están en ejecución para ser inauguradas en el 2018 producirán un gran impacto social y contribuirán al desarrollo del país en áreas fundamentales.
El teleférico ya es una realidad que cambiará las vidas de millares de familias de escasos recursos económicos del Gran Santo Domingo, y que producirán ahorros significativos a los usuarios, descongestionando de paso el tránsito. Igualmente, la construcción de una red de estacionamientos públicos y la entrada en operación de nueve corredores de buses.
La Ciudad Sanitaria es una obra monumental, cuyos edificios gigantescos expresan de manera elocuente la magnitud de ese modernísimo centro médico-asistencial, levantado en las instalaciones del hospital Luis E. Aybar (antiguo Morgan), emulando con creces el Presidente Medina la llamada Plaza de la Salud, realizada por el Dr. Balaguer en los terrenos del antiguo Hipódromo Perla Antillana, que inmortalizó al extinto estadista. Mientras que el anuncio de que serán beneficiados con el seguro de SENASA más de 300 mil envejecientes es un acto de humanidad sin precedentes.
Lo de las primeras pruebas en el mes de mayo de las plantas Punta Catalina es realmente sorprendente si tomamos en cuenta las dificultades y cuestionamientos que ha confrontado esa multimillonaria inversión.
Para nosotros los sureños, la presa de Monte Grande reviste singular importancia, después de tantas promesas.


COMENTARIOS