Un mundo con petróleo, dólar y costo de préstamos caros

ARTURO MARTÍNEZ MOYA

La economía mundial en el peor escenario: aumento del petróleo agravado con un dólar y costo de los préstamos que se encarecen, lo que es igual a inflación y menor crecimiento económico en 2018. Para la economía dominicana varios son los costos potenciales.
Uno, pérdida de divisas por escalada del crudo, la calculo entre 400 y 600 millones de dólares si este año pagamos un precio medio entre 55 y 60 dólares, lo que es muy probable, Trump tiene revoleteado el Medio Oriente y al mundo. Mi cálculo comparado con el costo medio de 47.5 dólares que pagamos en 2017 y 49.5 dólares en el escenario macroeconómico del presupuesto público 2018.
Dos, familias, empresas y Gobierno tuvieron más dinero disponible para consumir desde que el petróleo comenzó a bajar en 2014, impactando positivamente el crecimiento económico. La subida provoca el efecto contrario, reduce el consumo y ralentiza el ritmo de crecimiento.
Y tres, el panorama externo presiona al alza la inflación interna, con pérdida de poder adquisitivo y renta para consumidores. La buena noticia son las estadísticas enero-marzo 2018 publicadas por el Banco Central, confirman que los fundamentos macroeconómicos se mantienen sólidos.
No obstante el aumento de la factura petrolera en el trimestre, la Cuenta Corriente de la Balanza de Pagos cerró con superávit de US$183.7 millones, creció 29.4% con relación a igual periodo de 2017. Implica que, contrario a otras experiencias, en lugar de restar el sector externo sumo al crecimiento del PIB, en el trimestre creció 6,4%, nueve decimas más que en enero-marzo 2017. La inflación interanual a marzo se ubicó en 3.91%, es decir, en torno al centro del rango meta, con proyecciones dentro de la meta de 4%±1%.
Las estadísticas también nos dicen que no hay factores propios que conduzcan a una depreciación del peso fuera de lo programado o a crear volatilidad. A final de abril la variación interanual de la tasa de cambio fue 4.28%, dentro de lo esperado, y las reservas internacionales netas ascendieron a US$7,202.2 millones.
El reto de la política pública es enfrentar con inteligencia el final de un ciclo económico mundial que se caracterizo por abundante liquidez a bajo precio, del que nos beneficiamos. Como la inflación está en aumento en Estados Unidos, la Reserva Federal se prepara para en junio elevar a 2% los tipos de interés de referencia, nivel que no se veía desde mediados de 2008.
Si en República Dominicana la inflación se comporta según lo esperado y la economía continúa creciendo alrededor de su potencial, no habría motivos para variar la tasa de política monetaria, estable en 5.25% desde julio 2017. Si se aumenta sería por previsión, manteniendo el diferencial con Estados Unidos podrían evitarse movimientos no deseados de la divisa en nuestro mercado cambiario.
El solo anuncio de endurecimiento de la política monetaria estadounidense encareció el dólar a nivel internacional, el bono a 10 años ya ronda 3%, el nivel más alto desde 2014, provocando volatilidad en el mercado de las divisas, salida de capitales y fuerte devaluación de monedas en países Latinoamericanos con fundamentos macroeconómicos débiles. Panorama este que lo complica el unilateralismo en política exterior de Donald Trump.