Un recorrido histórico por el Parque Independencia

http://hoy.com.do/image/article/75/460x390/0/F744A4A1-585E-4162-9B85-E918EC951A61.jpeg

POR SEGUNDO ANTONIO VÁSQUEZ
El parque Independencia fue diseñado por Antonio Nechodoma e inaugurado en 1912. Con la remodelación perdió su forma cuadrada, y ahora sus vértices noroeste y suroeste forman curvas, y los otros dos están unidos al baluarte de El Conde. Por este último espacio cruzaba la calle Pina.

Pedro Alejandrino Pina fue un ilustre prócer fundador de La Trinitaria, y esa calle fue rotulada con su nombre por el Ayuntamiento, el 8 de enero de 1891, para honrar su memoria.

Hoy, el espacio por donde pasaba la calle, está cubierto de un material rojizo llamado vibrazo, con dibujos geométricos en cuya parte central aparece la rosa de los vientos o el kilómetro cero, y para el lado izquierdo dos barandas con gruesas barras de hierro que bordean el otrora canal, cuya profundidad es de tres y medio metros de alto, con un anchura de seis metros y setenta centímetros. Posee dos escalinatas laterales.

Por este canal, siglos atrás, corría parte de agua del río Ozama, introducida a propósito para que sirviera de separación de la zona de extramuros. Cada uno de los fortines tenía un portón con una compuerta de hierro con gruesas cadenas y poleas, las cuales bajaban y ponían encima del canal para controlar el paso al otro lado.

En el lado derecho aparecen una garita y un pasillo con dos torres o pilares rehechos encima de los cimientos de las ruinas que existían en el siglo XIX, cuando no era parque. El suelo anterior de piedras apareció al rehacerlo, el cual cruzándolo por arriba del canal formaba la base para el puente curvo de ladrillos que existe. Igualmente, la explanada forma otro, lo que lo convierte en el único parque que tiene dos puentes.

Esta misma explanada, al subir una escalinata de hormigón armado, sirve de techo a un sanitario subterráneo existente en esa parte, que le otorga con esto también un carácter singular.

Más adelante, igualmente a la derecha, se aprecia una jardinera con pasillos, plantas y un árbol cuyo cimiento está rodeado por un curioso banco de metal circular, que con barras curvadas forman su asiento.

En los pasillos del lado norte está la segunda entrada, y en el baluarte la primera; las otras están cerradas. Éste es un parque único, al estar cercado con barras de hierro, tanto atrás como en los laterales.

Asímismo, al bajar por el lado izquierdo de dicha explanada se encuentran otras jardineras, árboles y pasillos con bancos, en cuyo centro aparecen dos bases de mármol blanco, una con la estatua de Manuela Diez de Duarte y el otro con el busto de Pedro Alejandrino Pina.

Ya en el centro de la plaza, para la parte oeste, se aprecia el mausoleo que guarda las cenizas de los Padres de la Patria, cuya estructura es de líneas severas y robustas. La entrada en los laterales presenta dos largos bancos de hierro corridos con líneas curvas formando el asiento, unidos a la baranda sólida del estanque. También, más adentro, en un pasillo aparecen otros iguales, pero construidos de mármol rosado.

En el lado derecho del mausoleo hay una curiosa subida sin escalinata cuyo suelo liso tiene dos barandas de gruesas barras de hierro. Ya en el lateral izquierdo y la parte de atrás se aprecian bancos, pasillos y frondosos árboles centenarios entre los que hay altísimas palmas.

El jardín lateral derecho tiene siete cortos caminos cubiertos de callaos que onduladamente se unen unos con otros, donde hay altísimos árboles que también están rodeados con los mismos bancos circulares antes mencionados.