Una mujer potencialmente puede producir leche para uno, dos o más niños

Muchas mujeres dudan de si van a producir suficiente leche, cuando en potencia, todas podemos producir leche, no solo para un bebé, para dos o más”, afirma Olivares, consultora internacional certificada en lactancia materna y líder de La Liga de la Leche Internacional. “Fíjate que en los tiempos de las nodrizas, en Francia se prohibía que las mismas amamantaran a más de 6 niños a la vez y en países donde amamantar y la crianza con apego es la norma, la pregunta común no es la falta de leche sino el exceso de leche”.

Todas las mujeres pueden dar el seno, salvo muy raras excepciones. No importa si sus senos son grandes o pequeños, o tienen alguna característica en particular, pues “Todas venimos con el equipo adecuado, igual que cualquier otro mamífero. Así como todas tenemos narices distintas y todas funcionan, así nuestros pechos: grandes, pequeños, oscuros, claros, pezón grande, pequeño, plano, invertido. ¡Todos funcionan! Pocas madres pudieran no haber desarrollado suficiente tejido mamario y estas pueden lucir unos pechos tubulares, muy pocos comunes. En más de 20 años he visto miles de madres y bebés, y todavía no me ha tocado ver ninguna en el país con este tipo de pecho. He visto un par de madres que no producen y las causas han sido múltiples cirugías mamarias o condiciones metabólicas sin tratamiento adecuado”, asegura la consultora de lactancia.

También es posible que otros factores como un mal enganche del bebé en el seno o la intolerancia a la lactosa que pasa de mamá a hijo a través de la leche dificulten el establecimiento de la lactancia, pero la ayuda oportuna puede solucionar todos estos inconvenientes sin necesidad de recurrir a la fórmula infantil.

“La leche materna es un derecho del niño. No deberíamos exponer a nuestros hijos a los riesgos de la leche artificial tan fácilmente. La segunda opción es que la madre se saque su propia leche si no puede estar con el bebé, y la tercera opción es acudir al banco de leche humana Dra. Josefina Coen para ofrecer al bebé leche de otra madre, en los casos de bebés prematuros o en condiciones de riesgo. La cuarta opción es la leche artificial”, apunta Olivares quien insta a conocer los riesgos de la leche artificial.

“De seguro, una vez cuente con la información, solo daría eso a su hijo en condiciones especiales, así como solo el diabético necesita insulina, o el enfermo necesita sangre de otra persona. No caminamos en silla de ruedas porque sea más fácil que caminar, simplemente nos esforzamos en aprender, practicamos, nos caemos, nos levantamos, tropezamos, curamos, y volvemos a hacerlo. No es diferente el amamantar, si hay tropiezos, la solución no es dar otra cosa, es buscar la solución hasta que funcione”, concluye.


COMENTARIOS