Una semana para la sensatez

La Semana Santa dominicana aparta a muchas personas de sus rutinas para ir al descanso o a la diversión con viajes por carreteras que pueden tornarse en riesgosos por imprudencias al conducir o incurrir en excesos de consumo en playas y ríos. En la ocasión organismos especializados despliegan vigilancia y asistencias para prevenir o mitigar desgracias. El balance final de este esfuerzo depende mucho de la actitud que asuman vacacionistas si se apartan o no de la moderación. Basta una única acción temeraria para causar víctimas en las vías públicas sumiendo en luto a familias. Es deber de las autoridades detener a tiempo las temeridades y extenderse en exhortación por todos los medios posibles para promover el civismo como comportamiento colectivo. Aplicando tolerancia cero a la mezcla de alcohol con la conducción de vehículos.

Para muchos dominicanos, la Semana Mayor conserva su religiosidad. Los templos y otros lugares de cultos reciben muchos feligreses. La fe permanece como fuerza de la sociedad. Los reencuentros espirituales con atención a la oratoria cristiana se extienden por el país. El interés por el Santo Entierro y el tradicional Sermón de las Siete Palabras permanecen. Desde el púlpito, los mensajes de ese día llegan como severas denuncias y críticas sociales en repudio a la deshumanización de estos tiempos, iluminando a la sociedad como en ninguna otra fecha del año.

Reconocimiento  a Carmenchu

Su ejercicio periodístico sobre turismo, viajes e investigaciones y reportajes sobre la sociedad ya la habían hecho objeto de admiración y respeto. Ahora los méritos de Carmenchu Brusiloff, alcanzados con su calidad de prosa en la prensa escrita, reciben el elevado reconocimiento del Premio Nacional de Periodismo 2018. Como excepcional dama de las comunicaciones, la premiación cobra especial significado. El periodismo es ahora, más que antes, un campo de servicios a la comunidad con gran presencia de la mujer dominicana a la que no escapa ningún área del oficio por especializada que parezca, llenando bien su cometido en una era llena de innovaciones y desafíos. La veteranía y el relieve alcanzado por Carmenchu en su carrera reafirman su valía como expresión femenina de lo profesional, trazando ejemplo. Cálidas felicitaciones.


COMENTARIOS