Una sentencia muy esperada en caso Emely

Crónica de una sentencia anunciada, en lo concerniente a Marlon Martínez, pudiera ser el título, inspirado en Gabriel García Márquez, que defina el juicio de fondo seguido contra éste y su madre Marlin Martínez por el asesinato de la joven Emely Peguero, el año pasado.
Las características del horrendo asesinato, el estatus social, político y económico de los implicados, la juventud y condición de embarazada de la víctima, fueron factores que catapultaron ante la opinión pública, un hecho que consternó a la sociedad que clamó, desde el principio, justicia contra los verdugos.
A pesar de los ingentes esfuerzos de los abogados de los acusados, la brutalidad con que se ejecutó el crimen y la actitud de complicidad y cinismo de la madre del homicida, contribuyeron al encono de la población que acabó manifestándose en contra de cualquier indicio de impunidad y pidiendo altas penas para ambos.
Otros implicados, en menor grado, fueron dejados fuera del expediente y citados como testigos porque se comprometieron a colaborar con las autoridades cayendo toda la responsabilidad sobre los hombros de Marlin y Marlon quienes al final tendrán que pulgar sentencias de 5 y 30 años de cárcel, salvo variación en segundo grado.
La brillante actuación del joven abogado José Hoepelman fue determinante en la sentencia contra Marlon Martínez, pero no resultó suficiente para demostrar una responsabilidad mayor de su madre en el crimen, dando pie a una condena cuestionable y repudiada que será apelada en el caso de ella.
La sociedad, insastifecha, sigue pendiente de qué pasará en las apelaciones.