Una tarde en Alcalá de Henares

Alcalá es una pequeña ciudad al este de Madrid, pero con una larga historia.

A unos 30 kilómetros del centro de Madrid, España, puedes visitar uno de los lugares más históricos que tiene la Madre Patria. Se llama Alcalá de Henares.
Declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1998, se caracteriza por ser la ciudad natal de Cervantes.
Alcalá de Henares es ideal para recorrer sus calles o visitar sus museos y monumentos, pero también ofrece excelentes restaurantes con buena gastronomía, o si no quieres comer, puedes tomar un café o una copa al atardecer.
Esta es una pequeña ciudad al este de Madrid, pero con una larga historia donde se hace difícil elegir qué ver cuando no se dispone de mucho tiempo.
A la hora de bajar de la estación del tren, lo primero que debes buscar es su Parque Central, conocido como la Plaza de Cervantes que era un antiguo lugar donde se comercializaba productos durante los días de mercado y que también hacía de plaza de toros en época de ferias y fiestas.
Su nombre se debe a uno de los grandes iconos de la ciudad, Miguel de Cervantes, quien nació y vivió sus primeros años en Alcalá de Henares. A pocos metros veras las ruinas de la antigua parroquia de Santa María, donde Cervantes fue bautizado.
Banco de Sancho y Quijote. Es uno de los más visitados y fotografiados de Alcalá de Henares, ya que se encuentra en el centro de la Calle Mayor. Ambas figuras son las más buscadas de este hermoso lugar de España.
Al frente se encuentra el Museo Casa Natal de Cervantes, cuya visita es gratuita y además permite conocer un poco más sobre cómo era la vida en la época de Miguel de Cervantes.
Plaza de los Santos Niños y Catedral de los Santos Niños. En esta plaza, según la tradición, fueron ejecutados los santos niños Justo y Pastor, por defender el cristianismo. En la misma se levantó una capilla para albergar sus restos.
En este mismo lugar, años más tarde, se construyó la actual Catedral-Magistral de los Santos Niños. Al preguntar al guía por qué el título de “magistral”, ya que sólo existe otra iglesia en el mundo con este título, este explicó que se debe a que todos sus canónigos eran doctores en Teología, gracias a que la Universidad también se encontraba en Alcalá.

Palacio arzobispal. Alcalá de Henares ha sido residencia de los arzobispos de Toledo (archidiócesis a la que pertenecía Alcalá) desde el siglo XIII. El edificio construido entonces, se ha remodelado y destruido en varias ocasiones, sufriendo un grave incendio en 1939 que dejó apenas una de sus fachadas en pie.
Fue en este Palacio donde se efectuó la primera entrevista entre Isabel la Católica y Cristóbal Colón antes de partir hacia las Américas.
La plaza de las Bernardas. Muy verde y tranquila, es de las preferidas en Alcalá. Está rodeada no sólo del Palacio Arzobispal, sino de el Museo Arqueológico Regional y del convento de las Bernardas, ambos merecedores de una visita, cuando llegues a esta ciudad.
Tomar en cuenta. Si estas en Madrid puedes tomar el tren en Atocha, cuesta menos de siete euros.
Es recomendable comprar las almendras de las clarisas, las venden en el convento de las monjas clarisas en la plaza de San Diego. Puedes comer en los pequeños restaurantes y bares del centro, un lugar mágico que te contagia. Lleva ropa cómoda, de acuerdo a la temporada.
Segur te encontraras con algunos dominicanos que residen en este interesante lugar de España.


COMENTARIOS