Una tendencia preocupante

En este país, el ejercicio de la medicina parece dominado por una tendencia mercurial que en muchos casos desplaza el carácter humano. Tan grave es esta tendencia, que ya preocupa a quienes todavía ejercen con fervor el aspecto humano de la medicina. A la llegada de un paciente, la primera gestión en muchos centros privados es exigir un depósito económico para ingresar al enfermo. En el segundo plano quedan las causas de su malestar. En los hospitales públicos es menos agreste el panorama, pero está lejos de ser el ideal.
El tema fue tratado con suma preocupación en un conversatorio efectuado en este periódico, en el que participaron los doctores Nelson Rodríguez Monegro, Wilson Roa, Francisco Torres, Vicente Vargas y Noldis Naut Suberví. Tal es la gravedad de la deshumanización de la atención médica, que las autoridades sanitarias están diseñando estrategias para combatirla.
Si lo expuesto en el conversatorio refleja una parte dolorosa de la realidad de este problema social, la pugna de intereses entre Colegio Médico Dominicano, Asociación de Clínicas Privadas, el Sistema de Seguridad Social y las ARS pone de manifiesto otra arista de la deshumanización. El paciente ha pasado a ser un número que muchas partes se disputan en función de lo mercurial, no a partir del carácter humano que ha ido perdiendo el ejercicio de la medicina.

Encadenamiento productivo

El número de industrias de zonas francas crece vertiginosamente en el país, gracias al clima de negocios que protege estas inversiones. Y a nivel local, el esfuerzo público-privado por desarrollar y formalizar las Mipyme abre cada vez más oportunidades de negocios que obliga a mirar hacia las zonas francas como destino de una producción diversa de bienes y servicios de origen local y que tradicionalmente provienen de suplidores externos.
Las condiciones están dadas para fomentar encadenamientos productivos muy promisorios para las Mipyme y las zonas francas. El proceso de formalización y acceso a crédito está entre los facilitadores de estos negocios. Y satisface saber que los sectores público y privado ya dan pasos concretos que denotan que la voluntad está enfocada hacia la materialización del objetivo.


COMENTARIOS