Una utopía que debemos lograr

A la UASD hay que liberarla del intrusismo de los partidos políticos. Es una utopía que debemos materializar para evitar que la academia termine siendo ingobernable. El rector, doctor Iván Grullón, está promoviendo un pacto entre las fuerzas políticas, mediante el que éstas se comprometerían a sacar las manos de la universidad. Ojalá los partidos accedan a suscribirlo y a respetarlo a plenitud. Que se comprometan a dejar que la libérrima voluntad de los estudiantes sea la que elija, sin coacción ni torcedura de brazos.
El incidente a tiros del viernes, que costó la vida a una persona totalmente ajena a la UASD y causó heridas a varios, es no solamente una negación al ejercicio democrático en unas elecciones estudiantiles, sino además un indicio de la frágil gobernabilidad de la academia, a cuyo recinto penetran personas armadas y encapuchados que protagonizan actos anárquicos cada vez que se les antoja.
Los partidos políticos, que se sienten con pleno derecho a incursionar en la UASD porque es la universidad del pueblo, deberían acceder a firmar y respetar el pacto que promueve el rector. Y los grupos estudiantiles deberían declararse verdaderamente autónomos y competir en base a sus propias fuerzas. La universidad no necesita pistoleros ni gente que tenga que ocultar su identidad. Tratemos de lograr esa utopía.

Cura peor que la enfermedad

Los plásticos vinieron a resolver un problema, pero los pasivos ambientales que dejan en sociedades como la nuestra son una grave calamidad. En los municipios del Gran Santo Domingo los plásticos obstruyen los desagües, contaminan ríos, arroyos y cañadas y son materia muy difícil de degradar. En estos días de inconvenientes para la disposición final de desechos sólidos, las comunidades han vuelto a arrojar basura a las cañadas, y la presencia de plásticos es abrumadora en los ríos Ozama e Isabela.

Para la Fundación Saneamiento Ambiental La Ciénaga, Guandules, Guachupita y 27 de Febrero, la situación se ha hecho inmanejable. El país necesita legislar sobre el uso de plásticos y educar para el manejo de sus residuos. Salud Pública y Medio Ambiente, así como las universidades, deben trabajar unidos para encarar este problema.


COMENTARIOS