Una Venezuela fracturada

El gobierno de Nicolás Maduro y el sector del Chavismo que le sigue, tienen enfrentada con sangre, dolor y rebeliones a la sociedad venezolana; con estragos sobre la vida social y productiva, generándose un inmenso flujo de ciudadanos exiliándose hacia todas partes del mundo. Habiendo tomado el camino de falsificar y violar las reglas de la democracia, el régimen pos-Chávez ha ido hacia el abismo de la ilegitimidad total. Un concierto numeroso de naciones lo condena, se le aisla y exige el retorno a la legalidad y el orden. Pocos creen ya las intenciones conciliadoras de un régimen intolerante, de manos duras que confiesa sin rubor su decisión de imponerse por las armas si no logra sus objetivos mediante votos.

Maduro y quienes lo apoyan con acciones a lo interno, y omisiones desde fuera, incurren en actos contra la historia. En lo esencial el gobierno venezolano asume líneas divorciadas del contexto mundial que es diferente a lo que en lo doctrinal y metodológico imperaba en la Guerra Fría. En esta nueva realidad casi todas las naciones buscan justicia social, desarrollo y más comercio con poco dogmatismo y sin el absurdo de que el Estado pretenda manejarlo todo. El estilo dinosáurico de Maduro destruye a Venezuela y en medio de la conmoción internacional que causa su pretendida omnipotencia, el Gobierno Dominicano sigue optando por estar en el lado equivocado.

Una despedida para El Men

Fue valiente promotor del marxismo leninismo desde los peores tiempos en que sustentar tales ideas podía costar la vida; y resistió incólume toda pretensión de doblegarlo políticamente por las buenas o por las malas. Coherente hasta el final. Su importancia política, fruto de su tenacidad insobornable y su resuelta oposición a las malas artes de quienes le combatieron, siempre la puso de lado para seguir viviendo como humilde ciudadano. Jorge Puello era hombre de una sola cara; singular partidario de la acción armada que a base de respetar las ideas de los demás cultivó excelentes relaciones en la sociedad al margen de las cuestiones ideológicas y sin distanciarse él mismo de sus concepciones. El Men ha muerto tras hacerse merecedor de una reverente despedida. Condolencias a sus descendientes y a quienes lo siguieron en sus ideas y militancia.


COMENTARIOS