Universidades, desequilibrios y oportunidades

a8

-2 de 5-

Durante su participación en el Almuerzo Semanal del Grupo de Comunicaciones Corripio, el doctor Julio Amado Castaños Guzmán, rector de la Universidad Interamericana (UNIBE), criticó el hecho de que los resultados de las evaluaciones quinquenales de las instituciones de educación superior que lleva a cabo el Ministerio de Educación Superior, Ciencia y Tecnología (MESCyT) no hayan sido de público conocimiento. En la América española y el Caribe, las actividades vinculadas con el aseguramiento de la calidad de las universidades y demás instituciones de educación superior han tenido una notable expansión a partir de la última década del pasado siglo 20. Cada país ha desarrollado diversas acciones al respecto en función de sus necesidades y de la normatividad de su propio sistema de enseñanza superior. Por su parte, en República Dominicana, la evaluación de la calidad de las instituciones de educación superior está normada por la Ley 139-01 y por el Reglamento de Evaluación de la Calidad de las Instituciones de Educación Superior. Para la realización de esos procesos, una Comisión Evaluadora que preside la titular del ramo, integrada por directivos y técnicos del MESCyT, y por consultores y asesores externos, se encarga de “asegurar el efectivo desarrollo de todo el proceso de evaluación quinquenal”. Especialistas en la materia formados en el exterior integran el grupo de personas contratadas por el MESCY para la realización de labores de evaluación de las instituciones de educación superior del país, entre ellas, figura el autor de esta crónica. Hasta ahora, hemos utilizado dos, de las cuatro modalidades de evaluación: la auto-evaluación y la evaluación externa. La auto-evaluación tiene como objetivo la formulación de un plan de mejora; en la misma, se destaca la importancia del referente institucional, es decir, se toma como punto de partida la intencionalidad de la institución sujeta a evaluación expresada en su misión, visión y valores. En la Evaluación externa se valoran los avances de la entidad como resultado de haber llevado a cabo el plan de mejora derivado de la auto-evaluación. Los resultados de ambos procesos no son de dominio público. Sólo sirven para que la institución evaluada corrija las debilidades que pudiera tener. Algunas de las instituciones de educación superior evaluada por los especialistas del MESCYT, presentaron serias debilidades; afortunadamente, gracias al esfuerzo y a la consagración de sus gestores, éstas pudieron ser superadas. Imagínese, usted amigo lector, lo que hubiese sucedido si en vez de ayudar a la recuperación de las instituciones a las cuales nos referimos, hubiésemos optado por dar a conocer al público las fallas que, en un momento determinado, las mismas pudieran tener. Es que, ante todo, los evaluadores debemos ser capaces de generar soluciones a la problemática de la educación superior, respetando la identidad de cada institución.

Para el destacado galeno y rector de la UNIBE, el Sistema Dominicano de Instituciones de Educación Superior “tiene pendiente algo muy elemental como lo es el contar con una agencia acreditadora de las universidades que pueda medir de manera independiente la calidad de las instituciones de educación superior del país”.