Unos 300 mil jóvenes están en narcotráfico

http://hoy.com.do/image/article/423/460x390/0/099B2B39-96AF-4EF1-85BF-346BA3384030.jpeg

Horrible y preocupante. Estos fueron los calificativos que utilizó en Santiago el doctor Marino Vinicio Castillo un instante después de revelar que en el país hay entre 250 mil y 300 mil jóvenes de hasta 25 años de edad participando en actividades del narcotráfico. El asesor del Poder Ejecutivo en materia de drogas  abogó por el diseño de una política criminal con más alcance, que incluya sanciones, regímenes penitenciarios y juridiscción especial para juzgar el narco.

SANTIAGO. El doctor Marino Vinicio Castillo (Vincho), asesor del Poder Ejecutivo en materia de drogas, reveló  que en la República Dominicana hay  de 250 a  300 mil jóvenes de menos de 25 años  de edad que están comprometidos con el narcotráfico, lo que definió como  algo horrible y muy preocupante.

Castillo consideró que para evitar esta problemática social  se deben preparar  políticas de prevención, así como atender la tragedia del uso y consumo de estupefacientes. Para ello, estableció, hay que darle apoyo a todas  las instituciones que están dedicadas a tratar a la juventud.

En ese sentido, Castillo entiende que el apoyo que se ha dado para combatir el flagelo ha sido débil y, aunque reconoció que el proceso es algo que cuesta mucho, cree que ha habido mucho desconcierto, por lo que se necesita trabajar más.

El funcionario abogó por un diseño de política criminal con más alcance, que incluya sanciones, regímenes penitenciarios y juridiscción especial para juzgamiento y persecución del narcotráfico en la República Dominicana.

Vincho Castillo habló en ese sentido tras dictar una conferencia en el diplomado sobre “La Teoría del Delito”,  la luz del nuevo Código Procesal Penal, en el Palacio de Justicia, organizado por la seccional del Colegio de Abogados de Santiago, que preside José Miguel Minier.

Sobre el código.  El jurista cree conveniente que haya procedimientos especiales para atacar al narcotráfico, que a su juicio es sumamente grave ante una sociedad indefensa que necesita organizar los medios de defensa legítimos a través de su ordenamiento jurídico.

 “No creo que modificar el Código  ni un artículo y endurecer unos que otros, eso no da satisfacción al problema grave de las drogas. El código de garantía para el ciudadano común y corriente, para el individuo que por desgracia caiga en una infracción”, dijo.

Sin embargo, el destacado jurista señaló que el crimen organizado es una trama multinacional y son millares de sujetos que participan en él.

 “El tipo de conflictos que crea el narco al código no puede mandar en el artículo 2 a resolverlo, como lo manda para el ciudadano común, y deja lo penal para cuando sea indispensable, casi como algo indeseable, pero en las drogas no, el daño sanitario que se hace es horrible”, expresó.

Marino Vinicio Castillo, entiende que las penas para los narcotraficantes deben ser especiales y suficientemente severas y serias.

 “El problema de los procedimientos y los casos de drogas es que los acusados vienen de vuelta a la calle muy rápido”, agregó.

Atención especial.  Castillo, llamó a  fiscales, jueces y políticos a ponerle mayor  atención al problema de las drogas porque, según dijo, no es un delito común ni un delito que ocurre un día y concluye.

Para el asesor en materia de drogas del Poder Ejecutivo, los que están detrás y por encima de las drogas son los más fuertes y peligrosos del negocio, por lo que hay  que  buscar mecanismos para romper esa barrera.

Las claves

1.  El sicariato no es nuevo

 Castillo sostuvo que el sicariato no es nuevo en el país, sino que ahora es que se produce con mayor crudeza y se refleja en la medida en que el narco no tiene que matar sino que paga para eso.

2.  Más serias y severas

Las penas que se apliquen a los narcotraficantes deben ser especiales, de manera que sean lo suficientemente serias y severas, de forma que no vuelvan rápidamente a las calles del país.

3.  Apoyo a instituciones

Uno de las cosas más importantes es ayudar a las instituciones que trabajan con los jóvenes.


COMENTARIOS