Uribista Iván Duque es elegido nuevo presidente de Colombia

A2

El abogado Iván Duque, candidato del partido uribista Centro Democrático, fue elegido ayer presidente de Colombia para el periodo 2018-2022 con un discurso de firmeza contra todas las formas de ilegalidad y la promesa de “modificar” aspectos del acuerdo de paz con las FARC que convenció a más de 10 millones de electores.
Duque, de 41 años, obtuvo en la segunda vuelta celebrada ayer una votación sin precedentes en el país de 10,369,210 votos, equivalentes al 53.98 %, según datos de la Registraduría Nacional, autoridad electoral, con el 99.92 % de las mesas contabilizadas.
Su rival, Gustavo Petro, del movimiento Colombia Humana, también alcanzó una votación récord para la izquierda del país al recibir 8,031,249 apoyos, que representan al 41,81 %.
El voto en blanco, que en las últimas semanas ganó protagonismo como alternativa para los electores de centro, estuvo por debajo de lo que habían proyectado las encuestas y fue la opción escogida por 808,141 ciudadanos (4.20 %).
A partir del 7 de agosto, Duque gobernará Colombia y el país tendrá por primera vez una vicepresidenta en su compañera de fórmula, la también abogada conservadora Marta Lucía Ramírez.
Santos también felicitó a la Registraduría Nacional por su eficiencia pues menos de una hora después de cerrados los colegios electorales ya había contabilizado casi la totalidad de las mesas de una elección que transcurrió en absoluta calma y se sabía que Duque será el próximo presidente.
La participación fue del 53.02 %, ligeramente inferior al 53,38 % de la primera vuelta celebrada el pasado 27 de mayo. “Para una segunda vuelta la votación ha sido histórica”, dijo el registrador nacional, Juan Carlos Galindo.
Duque recibió en esta segunda vuelta 2.8 millones de votos más que en la primera, mientras Petro amplió su caudal en casi 3.2 millones con respecto a la votación hace 3 semanas.
Discurso Duque
Tras enterarse de los resultados Duque dijo en discurso público que es necesario superar la fractura existente entre amigos y enemigos de la paz porque ese es un anhelo nacional y que trabajará para conseguirlo. “Esa paz que añoramos tendrá correcciones para que las víctimas sean el centro del proceso y garanticemos verdad, justicia y no repetición”.
El presidente electo prometió unificar al país en torno a objetivos como el desarrollo de las zonas más pobres y violentas de Colombia, y aseguró en su gobierno no existirán venganzas ni represalias. “Se trata de mirar hacia el futuro por bien de todos”, aseguró.
El nuevo presidente tomará las riendas de un país que aún está superando las secuelas de la guerra y que aún lucha por frenar la violencia relacionada con tráfico de drogas. Los antiguos rebeldes de las FARC han tenido dificultades para reinsertarse en la vida civil en un país donde mucha gente aún no está lista para perdonar. Por otra parte, las más remotas áreas del territorio nacional aún están bajo control de grupos criminales.
Patricia Muñoz, profesora de ciencias políticas, dijo que la victoria de Duque será “una prueba importante” para el proceso de paz con las FARC.