Valle Nuevo y la Oisoe: muestras de irracionalidad

MARIEN ARISTY CAPITÁN

Cuando uno piensa en Danilo Medina, por momentos, sueña. Sus medidas paliativas, anunciadas con grandilocuencia, confunden de vez en cuando y nos llevan a creer que tiene muy claro hacia dónde va. Pero no, no hay que llamarse a engaños: ¿sabe un presidente lo que hace cuando pone en el Ministerio de Medio Ambiente a un empresario agrícola que, como si fuera poco, también vende agroquímicos?
Entender la política medioambiental del Presidente es imposible porque no se entiende que, después de haberle dado cancha libre a Francisco Domíngez Brito para que reordene Valle Nuevo, pone como sustituto a Angel Estévez, quien de antemano sabíamos sería el antagonista del antecesor.
Y lo demostró: propuso a los campesinos de La Horma, en San José de Ocoa, cambiar las siembras de ciclo corto por una producción agroforestal de café y aguacate. Al hacerlo, olvida que la zona debe ser desalojada, según la resolución número 14/2016 de Medio Ambiente.
Tal vez ya al Gobierno ya no le interese proteger Valle Nuevo y, por ello, Estévez destruye el trabajo de Domínguez Brito.
Igual de irracional es lo que vivieron los hospitales el martes pasado. ¿Cómo es posible que, después de lo que sucedió con el Darío Contreras, veamos tantos problemas en edificaciones acabadas de entregar? La OISOE habla de drenajes pero el agua entraba a raudales por los techos. Ojalá tenga razón y no veamos la misma imagen cuando vuelva a llover.
Las lluvias, como siempre, levantaron las faldas de nuestra miseria y evidenciaron que la vulnerabilidad y la falta de drenaje y de correcta disposición de la basura nos seguirán pasando factura.


COMENTARIOS