Velas, ambientes y aromas únicos para los espacios

2C_¡Vivir!_05_1 ok,p01

Ideales para decorar una mesa o para crear un cálido ambiente en el jardín, las velas también añaden una buena atmósfera que invita a la conversación con aromas que transportan a un viaje imaginario.
Decorar con velas no tiene época ni estación del calendario. Da igual que sea verano, el frío invierno o estemos en plena primavera, una vela nos hipnotiza como una chimenea.
Con aroma o sin aroma, siempre es bienvenida para crear buen ambiente, y más ahora que estamos a las puertas de la Navidad.
Con este motivo, Cerabella ha creado una nueva colección, en colaboración con la diseñadora de joyas Helena Rohner, creadora de Anaga, una colección formada por tres velas diferentes cuya forma, color y fragancia ha estudiado de manera detallada.

Luces y sombras. “¿Por qué conformarse con una vela cuando con un conjunto de ellas puede obtenerse una sinfonía de luces y sombras? Lo que pretende la colección es crear un escenario luminoso, suavemente colorido y con reminiscencias mediterráneas, para iluminar de manera orgánica estancias en pausa”, comenta Rohner.

El nombre de Anaga hace referencia a un monte en las islas Canarias (España), el lugar de procedencia de la diseñadora, que lo ha elegido como oda a las raíces y a la naturaleza en la que ha vivido su infancia.
“Me gusta observar los espacios y los objetos que están en ellos de forma pausada. Una tríada de velas que forman un bodegón me parecía una manera preciosa de admirar su forma, color y olor”, ha explicado Rohner.
A veces no reparamos en ello, pero una vela es un regalo tan perfecto para un anfitrión como las flores cuando acudimos como invitados a casa de amigos o familiares.
Perfectas para regalar o regalarse, su cálida luz puede, además, perfumar el ambiente de las noches más especiales. Son deliciosas fragancias que impregnan el recuerdo de las veladas de fiesta.
Rose de Mai, de Oskia, está elaborada con ingredientes naturales como cera de abeja, haba de soja y aceite de coco, y tiene un delicado aroma a rosa de Grasse que sirve, tanto para perfumar el ambiente como para utilizarse como aceite de masaje que deja la piel suave, nutrida y perfumada.
Oskia también ha creado Fornasetti, una vela creada para esta Navidad. Es un elegante bouquet floral blanco, creado por el perfumista Emmanuel Philip e inspirado en la exuberante flora de los jardines que rodean la casa Fornasetti en Milán (Italia). Esta vela luce vestida con un lazo y contiene notas florales y verdes, que incluye hiedra, lirio de los valles, iris, jazmín y nardo.
En busca de la excelencia en los aromas de las velas, Ladenac ha recurrido al buen hacer del perfumista Patrick Douenat para crear una colección “inspirada en la elegancia de la arquitectura lineal y el firmamento más brillante de Saqqara, para recrear un viaje por el Egipto más mágico”, comentan desde la firma.