Viaje reflexivo en el tiempo

A1

Transitando por el medioevo acudo a Santo Tomás de Aquino para que me descifre los siete pecados capitales de la moral católica. Me dice el filósofo: “Los pecados o vicios capitales son aquellos a los que la naturaleza humana está principalmente inclinada”. Esos graves actos bochornosos encuentran su contraparte en la virtud. A la soberbia se le contrapone la humildad. El antídoto de la avaricia es la generosidad. La antípoda de la lujuria es la castidad. La ira se contrarresta con la paciencia. La gula se corrige con la templanza; la envidia con la caridad, y la pereza con la diligencia. Sigo en mi nave del tiempo y arribo a la puerta del post modernismo donde alcanzo a ver al Papa Francisco, hablándole a jóvenes de los movimientos populares en Roma, un 5 de noviembre de 2016. Allí reitera la consigna de Trabajo, techo y tierra. Entonces agrega: <<el colonialismo ideológico globalizante procura imponer recetas supra culturales que no respetan la identidad de los pueblos>> Lo oí preguntarse más adelante: << ¿Quién gobierna entonces? El dinero, ¿Cómo gobierna? Con el látigo del miedo, de la inequidad, de la violencia económica, social, cultural y militar que engendra más y más violencia en una espiral descendente que parece no acabar jamás. ¡Cuánto dolor, cuánto miedo! Hay- lo dije hace poco-, hay un terrorismo de base que emana del control global del dinero sobre la tierra y atenta contra la humanidad entera. De ese terrorismo básico se alimentan los terrorismos derivados como el narcoterrorismo, el terrorismo de Estado y lo que erróneamente algunos llaman terrorismo étnico o religioso. Ningún pueblo, ninguna religión es terrorista>>. Noté entre los presentes en dicho cónclave al ex Presidente del Uruguay José Mujica, por lo que, temiendo hacer en ese lugar mi residencia, opté por continuar en mi nave del tiempo hasta arribar a la República del Ecuador, aterrizando en Quito la mañana del 24 de mayo de 2017. Escuché el discurso completo de la toma de posesión del nuevo presidente Lenin Moreno. Habló de la hechura de su pueblo. Lo dijo con estas palabras: <<Todos somos hechos del mismo Ecuador. Compartimos el aire y el oxígeno con nuestros hermanos. Compartimos los elementos de la naturaleza toda. De a poco nos convertimos el uno y el otro. El destino del ser humano y la naturaleza es ineluctablemente el nuestro. El poeta viajero Walt Whitman decía: lo que yo tengo lo tienes tú, cada átomo de mi cuerpo es tuyo también>>. Reseñó Moreno una anécdota del ex Presidente Colombiano Carlos Soublette acerca de una obra teatral que hacía burla de su persona. Soublette luego de ver la función comentó: <<La república no se perderá porque el pueblo se ría de su gobernante, se perderá cuando el gobernante se ría de su pueblo>>. El incumbente ecuatoriano seguía: <<En lo que respecta a la corrupción nuestra lucha será implacable… Cuando nosotros empezamos a creer que el yo importa más que el tú ya estamos entrando en el escabroso ámbito de la corrupción… Por eso hemos exigido a Odebrecht, a la justicia norteamericana, a la justicia brasileña que nos entreguen la lista completa de los corruptos de ayer y los de ahora>>.
Logré despertarme en la República Dominicana el 30 de mayo de 2017, 56 años después del tiranicidio de Rafael Leonidas Trujillo.


COMENTARIOS