Video: Margarita Cedeño reta a los ciudadanos a vivir sin plástico

La vicepresidenta de la República, Margarita Cedeño de Fernández, retó a la ciudadanía a #VivirSinPlástico, en una iniciativa de concientización para abordar el problema de este mal y su impacto en el medio ambiente de manera negativa.

Así lo expresó en un artículo publicado en el periódico  Listín Diario, donde asegura que “la diferencia entre un país limpio y un país sucio sigue siendo la cultura de sus habitantes”.

 

Cedeño dijo además que en la actualidad se produce 330 millones de toneladas de plásticos cada año y alrededor de 8 millones llega a los mares y océanos.

“Hace 50 años, la humanidad producía 2 millones de toneladas de plásticos cada año. Ahora son 330 millones de toneladas. Greenpeace, la reconocida organización que lucha por la protección del medioambiente, afirma que cada año llegan a los mares y océanos alrededor de 8 millones de toneladas de plásticos, suficiente para cubrir 34 veces la isla de Manhattan en Nueva York”, expresó.

Entiende que para  enfrentar este problema se requiere un abordaje de tres enfoques. Uno, es la disminución en la producción de plástico por parte de la industria nacional y en la importación.

“El uso de plástico debe conllevar un costo que desincentive su uso. Medidas de este tipo, aplicadas por el Gobierno de Irlanda en cuanto al uso de bolsas plásticas, lograron una reducción en el uso de las mismas de un 90%, equivalentes a 1.2 millones de bolsas menos en un período de 5 meses”, afirmó.

El otro, desde la economía del comportamiento.

” En Noruega, por ejemplo, se han auxiliado de esta rama de la economía para incentivar el reciclaje del plástico. Consiste en que las botellas y envases plásticos tienen un costo extra por concepto de “alquiler”. Al ser devueltas a máquinas de reciclaje, el usuario recibe la devuelta del precio que pagó extra. El programa ha resultado en el reciclaje del 97% de todas las botellas plásticas”, aseguró.

Y el tercero, es  a nivel cultural del uso del plástico.

“El buen manejo de este material reciclable requiere de la apropiación cultural de su reutilización y que la sociedad comprenda que no siempre es necesario utilizarlos, como sucede con el caso de los famosos sorbetes o calimetes. Este aspecto cultural debe iniciar en el empresariado nacional que podría, poco a poco, disminuir la necesidad del uso de plásticos en sus productos y servicios”, argumentó.