Violencia machista que sufre la mujer deja consecuencias devastadoras en la familia

no violencia

 La Federación de Mujeres Modernas (FEMUM) deplora la terrible situación por la que afecta a la mujer a causa de la violencia machista y de Estado, dejando una estela de Consecuencias devastadoras en la familia y la sociedad, como consecuencia los feminicidios.

En un comunicado, el conmemorarse este 25 de Noviembre, el “Día Internacional de la No Violencia contra la Mujer” firmado por Sara Paulino y María Luisa Ubiera, Presidenta y Secretaria General respectivamente del el organismo femenino del PRM, manifiesta que esta situación deja su paso una estela devastadora, no solo para las familias víctimas de este flagelo, sino para la sociedad en general, dejando a su alrededor, niños y niñas en la orfandad, madres, padres, hermanos, hermanas, familiares y amigos desolados, creando a su paso inseguridad, seres humanos desprotegidos, con un futuro incierto.

Señala que la discriminación, la inequidad, la violencia es una cotidianidad con la que convive la mujer; sus derechos fundamentales continúan siendo conculcados, convirtiéndose en una práctica nociva de violencia social incidida por la falta de ¨Políticas Publicas desde el Estado.

 “Este 25 de noviembre, Día Internacional de la No Violencia Contra la Mujer, al reflexionar sobre la terrible situación que afecta a la mujer, la) eleva su voz de alarma frente a la violencia machista que tiene como consecuencia los feminicidios”, expresa el PRM.

 Explica el PRM que son muchas las variables de la violencia de género, como son las de tipo social, religioso, cultural, laboral, siendo la que mas directamente afecta a la mujer, la violencia de Estado, la cual se manifiesta en impunidad, corrupción, indiferencia a la seguridad ciudadana, al libre tránsito, a la seguridad social, al derecho a una educación de calidad, al acceso a vivienda digna, al derecho a la salud, a una justicia independiente, entre otros. Todas estas variables se traducen en limitantes para que nuestras mujeres tengan una vida libre de violencia.

Continúan: “De poco ha servido el esfuerzo extraordinario que ha hecho la mujer por superarlos, lo que adquiere mayor fuerza cuando vemos que mas del 68% de los estudiantes universitarios son mujeres en nuestro país. En la medida que se integra al mercado laboral no se ha aplicado aquel principio universal del derecho laboral que consagra “a igual trabajo igual salario”.

Resaltan que “Somos el tercer país más violento del área de Centro América y el Caribe, nos superan El Salvador y Guatemala en porcentajes de feminicidios.

En lo que lleva el año 2017, contabilizan más de 170 víctimas violentas causadas por sus parejas, además de citar que 102 feminicidios en promedio ocurren cada año en nuestro país, frente a la mirada indiferente de un presidente cuyos funcionarios asumen la misma actitud de no entender que la violencia contra la mujer es un atentado a los derechos humanos que pone en peligro el desarrollo sano de la sociedad en general.

 A continuación, el texto íntegro del comunicado del PRM

 DÍA INTERNACIONAL DE NO VIOLENCIA CONTRA LA MUJER

 Este 25 de noviembre, Día Internacional de la No Violencia Contra la Mujer, al reflexionar sobre la terrible situación que afecta a la mujer, la Federación de Mujeres Modernas (FEMUM) eleva  su voz de alarma frente a la violencia machista que tiene como consecuencia  los feminicidios, creando a su paso una estela   devastadora, no solo para las familias victimas de este flagelo, sino para la sociedad en general, dejando a su alrededor, niños y niñas en la orfandad, madres, padres, hermanos, hermanas, familiares y amigos desolados, creando a su paso inseguridad,  seres humanos desprotegidos, con un futuro incierto.

La discriminación, la inequidad, la violencia es una cotidianidad con la que convive la mujer; sus derechos fundamentales continúan siendo conculcados. De poco ha servido el esfuerzo extraordinario que ha hecho  la mujer por superarlos,  esta afirmación adquiere fuerza cuando vemos que mas del 68% de los estudiantes universitarios son mujeres en nuestro país. En la medida que se integra al mercado laboral no se ha aplicado aquel principio universal del derecho laboral que consagra a igual trabajo igual salario”.

Somos el tercer país mas violento del área de Centro América y el Caribe, nos superan El Salvador y Guatemala en porcentajes de feminicidios. 102 feminicidios en promedio ocurren cada año en nuestro país, frente a la mirada indiferente de un presidente cuyos funcionarios asumen la misma actitud de  no entender que la violencia contra la mujer es un atentado a los derechos humanos  que pone en peligro el desarrollo sano de la sociedad en general.

Son muchas las variables de la violencia de genero, como son las de tipo social, religioso, cultural, laboralsiendo la que mas  directamente afecta a la mujer, la violencia de Estado, la cual se manifiesta en impunidad, corrupción, indiferencia a la seguridad ciudadana, al libre transito, a la seguridad social,  al derecho a una educación de calidad, al acceso a vivienda digna, al derecho a la salud, a una justicia independiente, entre otros. Todas estas variables se  traducen en limitantes para que nuestras mujeres tengan una vida libre de violencia.

Veamos algunos datos estadísticos suministrados por el Informe Regional del Desarrollo Humano “Seguridad Ciudadana con Rostro Humano 2013-2014”. El 64.8% de la población dominicana percibe un deterioro de la seguridad ciudadana, el índice mas alto de los países estudiados; seguidos por Venezuela 58%, Brasil 56.9%, México 55,9%, Uruguay 55.2%,  Costa Rica 54.8%, Bolivia 53.2%.

Conforme a este estudio el 21.5% de los dominicanos ha cambiado de Barrio por temor a la delincuencia.

51.1%  ha cambiado su lugar de compra por la inseguridad.  EL 59.1% a cambiado su lugar de diversión por temor a la delincuencia.

Sobre la violencia de género el Centro de Estudios del Género de Intec y la Procuraduría General de la República (2015), sostienen que: en cinco (5) años han sido asesinadas 2,074 mujeres de distintos lugares del país, la mayoría con edades entre 15 a 30 años. Asimismo señala dicho informe, que: Una de cada 5 mujeres mayores de 15 años ha sido víctima de violencia física y una de cada 10 mujeres ha sufrido violencia sexual, en tanto que 31.7 de las mujeres son víctimas de acoso sexual, tanto en el sector público como privado, en las comunidades y en las escuelas.

Mientras que en 66 de 176 países las mujeres dominicanas han sido traficadas, tratadas, o involucradas en el comercio sexual (UNFPA, 2013), de 101 víctimas de trata rescatadas, 96 eran mujeres adultas y 82 eran menores, según la Procuraduría Especializada Contra el Tráfico Ilícito de Migrantes y Trata de Personas (2015).

Sobre las mujeres indocumentadas se ha comprobado que la falta de documentos que afecta especialmente a mujeres dominicanas de ascendencia haitiana, supone más vulnerabilidad, pobreza y discriminación, así como exposición a violencia, explotación sexual, matrimonio infantil, embarazo precoz y dependencia.

En nuestro país ocurren 23 homicidios por cada 100 mil habitantes según e lObservatorio Político Dominicano. La  Organización Mundial de la Salud (OMS) considera una epidemia cuando mueren 10 personas por cada 100 mil habitantes. Nótese que en nuestro país se duplica y sobrepasa.

Conforme a los datos estadísticos servido por la Procuraduría de la Mujer, en el 2005 hubo 98 feminicidios, en el 2006, 99, en el 2007, 87, en el 2008, 131, en 2009, 92, en 2010, 97, en 2011, 128, en 2012, 103, en 2013, 93, en 2015, 120, y en el 2016, 78.

Ha la fecha en el 2017, según informe difundido a través de la Z-101, han ocurrido  más  de 180 feminicidios en la Rep. Dom.

Este es el triste panorama que vive cotidianamente la mujer dominicana. Una sociedad que cada vez sube de tono en la forma de violencia contra la mujer.

Un gobierno que valora más promocionar las pocas obras que realiza que la vida de la mujer, pues cada día nos encontramos en la televisión, en la radio, en la prensa escrita, en las redes sociales, videos de promoción de  las acciones del gobierno, acciones que son propias de la administración pública, como si estos fueran hechos extraordinarios, no simplemente la ejecución de un mandato dado por la población votante al presidente de la República, que es el primer Mandatario de la Nación, cuya responsabilidad fundamental es  asegurar el bienestar a la población en general y muy en particular, a los más vulnerables.

Durante el periodo legislativo 94-98 fue promulgada la Ley #24-97 sobre Violencia Intrafamiliar. En esta fase las acciones, tanto públicas como privadas, estaban encaminadas a la protección de los derechos de la mujer victima de violencia, no solo de género sino  en sentido general. A partir de la promulgación de esta ley la violencia contra la mujer tiene un alcance de carácter penal, delictual y criminal.

Frente a este panorama desesperanzador, la Federación de  Mujeres Modernas del PRM, en la búsqueda de eliminar la violencia contra la mujer en todos los órdenes, proponemos algunas acciones concretas.

1.    Que el presidente de la Republica disponga para el Ministerio de la Mujer el 50% del presupuesto que le fue asignado a la Presidencia de la Republica, mediante la ley de gastos Público, a los fines de que se proceda a la instalación de las casas de acogidas, para preservar la vida de nuestras conciudadanas.

2.    Que proceda de inmediato a parar la campaña publicitaria sobre las obras que normalmente construye todo gobierno, y en su lugar, colocar una campaña educativa masiva, tendente a sensibilizar a la población en general sobre los graves problemas que genera la violencia contra la mujer.

3.    Acompañar  estas acciones de programas serios de prevención desde los diversos ministerios para transversal izar la educación y así  lograr una mejor convivencia entre los seres humanos, en todos los órdenes (educación para la paz).

4.    Tomar acciones concretas para garantizar la paridad, tal como prevé nuestra  constitución, la cual da mandato al gobierno para crear las condiciones necesarias con el objetivo de garantizar la igualdad de derechos entre hombres y mujeres.

5.    Implementar desde las escuelas, colegios,  universidades publicas y privadas, clubes culturales y deportivos, iglesias, asociaciones de amas de casa, juntas de vecinos, organizaciones campesinas, sindicatos, asociaciones empresariales, entre otros, planes y programas permanentes para la reeducación de nuestros adultos y adultas, jóvenes  hombres y mujeres, niños y niñas en valores que les den las herramientas necesarias para enfrentar las dificultades y problemas de la cotidianidad sin violencia.

 

6.    Instituir las políticas de género en todo lo relativo al sistema de administración de justicia de los derechos de las mujeres, tanto en el ámbito administrativo, defensa pública y jurisdiccional, promoviendo acceso, asistencia técnica-legal de calidad y humana.

7.    Crear una legislación que convierta la cultura de la igualdad y la equidad en un instrumento de transformación social y en ese orden:

a)    Modificar las leyes de comunicación verbal y escrita para adecuarla a un lenguaje de inclusión social entre hombres y mujeres en la República Dominicana, y,

b)    Establecer una política en los distintos medios de comunicación para evitar la difusión y  el uso del lenguaje, imágenes, sonidos, gráficas negativas a la dignidad y discriminación de las mujeres.

Lic. Sarah Paulino                                                              Lic.:     María Luisa Ubiera

Presidenta de la   Federación de Mujeres Modernas.           Secretaria General


COMENTARIOS