SPF (factor de protección solar)

25_07_2016 HOY_LUNES_250716_ ¡Vivir!2 C

 

 

Ya casi llega Semana Santa y la mayoría están preparándose para unas mini-vacaciones de playa y mucho sol. Muchas veces la piel sufre porque no es protegida adecuadamente, y comenzamos a notarlo cuando está más reseca de lo normal, pálida, o cuando está quemada y nos viene el dolor. El factor de protección solar (SPF por sus siglas en inglés) es  la amplitud de cobertura que ofrece un producto contra los rayos dañinos del sol. Se dice que si es SPF 15 protege un 93 %, si es SPF 30, un 97 % y si es SPF 50,  un 98 %. Si aumenta el SPF, protege prácticamente igual, es decir, que lo más importante es cuantas veces replicarlo. Si tu piel no tiene manchas ni es sensible, te aconsejo una protección básica de 15 o 30 para uso diario. Para la playa, una  protección de 50 es la ideal, recordando siempre aplicarlo media hora antes de exponerte al sol, de lo contrario no tendrá ningún efecto sobre tu piel. ¿Cuándo reaplicar? Cada vez que salgas del agua y si aún no has entrado, cada dos horas. ¡Disfruta un bronceado saludable!

Rayos UVA – UVB
Los rayos UVA y UBV son los causantes de los daños en la piel. Los rayos UVA (Rayos ultravioleta A) son los que a largo plazo afectan aunque no haya mucho sol y hasta pueden provocar cáncer en la piel, mientras que los rayos UVB (rayos ultravioleta B) son los primeros rayos que recibe nuestra piel, causando más arrugas y envejecimiento prematuro por una continua exposición al sol sin protección. Es importante que la protección que uses te cubra de ambos rayos.

Evita manchas
en tu rostro
Casi todas las marcas de maquillaje están incluyendo en sus componentes protección solar de 15 y 20, pero no es suficiente si tu piel está expuesta al sol durante muchas horas al día. Debes aplicarte crema con protección antes de maquillarte y retocar a mitad de día. Si vas a la playa, trata de usar una protección libre de grasa (oil free).

Cómo seleccionar la protección solar correcta
Elegir una correcta protección solar para tu piel es simple si sigues los siguientes pasos: verifica que la botella diga “amplio espectro” (broad spectrum), porque tiene más alcance de protección de los rayos UVA & UVB (normalmente lo dice en la parte del frente del envase, junto a la cantidad de SPF); también verifica que sea resistente al agua y al sudor por más tiempo. Las protecciones en spray (aerosol) son más prácticas y su aplicación es más uniforme.

 


COMENTARIOS