“Vladimir estuvo por encima de su época”

A1

Para la reconocida comunicadora Altagracia Salazar, el ex jugador de Grandes Ligas Vladimir Guerrero estuvo por encima de su época, no solo en la producción como pelotero, sino también en su comportamiento ético.
“Jugó béisbol en la época de los esteroides y no se manchó”, dice la veterana periodista, quien, al igual que Vladimir, es nativa de este municipio.
Recuerda que el futuro miembro del Salón de la Fama del Béisbol de Grandes Ligas nunca ha sido vinculado a situaciones bochornosas, lo que reafirma que Vladimir ha sido una persona íntegra en su conducta. “Eso te dice que no solo fue una superestrella como pelotero, sino que también lo fue, y sigue siendo, como persona y por eso nos sentimos muy orgullosa de ser su compueblana y también de compartir con Vladimir la nacionalidad dominicana”, sostiene.
“En lo particular me consta que Vladimir es un muchacho bueno y honesto y me siento con la calidad para decirlo porque lo conozco de toda la vida”, sostuvo.
Resaltó, asimismo, el cariño que la comunidad de Don Gregorio le tiene a Vladimir, lo mismo que Nizao.
“Vladimir y su familia se han ganado el cariño y el respeto de la comunidad, por su forma de ser, son personas de gran tradición religiosa”, añadió.
Salazar también forma parte de una familia de gran tradición en el béisbol. De hecho, su tío Rafael (Fillín) Salazar fue el primer pelotero de Nizao que firmó para el profesionalismo.
A partir de entonces, esta comunidad se ha convertido en una mina de peloteros, que además de Vladimir, un virtual miembro del Salón de la Fama del Béisbol de Grandes Ligas, incluye a sus hermanos Eliezer, Wilton y Julio Guerrero, así como Deivi Cruz, quien jugó nueve temporadas en Grandes Ligas; Ketel Marte, de los Diamondbacks de Arizona; Wilson y Efraín Valdez, Jesús Sánchez, entre otros muchos.
Vladimir se convertiría en el tercer pelotero dominicano en llegar al Salón de la Fama de Cooperstown, después de Juan Marichal y Pedro Martínez, pero sería el primer jugador de posición en alcanzar la inmortalidad de béisbol de Grandes Ligas de Estados Unidos. Los residentes en este municipios le dan seguimiento a su elección.