VLADIMIR Un profeta en su tierra

A1

La máxima de que nadie es profeta en su tierra pudiera reflejar una realidad que se repita en muchos lugares y con múltiples celebridades.
Sin embargo, esa sentencia de contenido religioso parece que no aplica cuando se trata de Vladimir Guerrero, un exjardinero de Grandes Ligas que alcanzó el nivel de superestrella y un fuerte candidato al Salón de la Fama del Béisbol de los Estados Unidos.
Por lo menos esa es la conclusión que se deriba de la percepción que tienen los compueblanos de La Tormenta de Don Gregorio.
“Vladimir goza del aprecio de todo el mundo, tanto en Don Gregorio como en Nizao y eso se lo ha ganado, tiene un don de gente, no priva de nada y sigue haciendo lo mismo de siempre”, dice Arselmo Vizcaíno, un entrenador de boxeo y miembro de la Armada de República Dominicana.
Asegura que a Vladimir Guerrero se le puede encontrar en el parque, compartiendo con los amigos, igual que en un colmado o cualquier esquina de esta comunidad.
“Los millones de dólares que ha ganado en Grandes Ligas no le han hecho cambiar para nada y sigue viviendo en Don Gregorio, la comunidad que le vio nacer y crecer”, agrega.
Afirma que en marzo de este año habrá un evento de boxeo con militares y desde ya se proyecta dedicarlo a Vladimir.
De su lado, Domingo Solano, un entrenador de béisbol, sostiene que Vladimir mantiene los mismos amigos de toda la vida.
“Este no se la priva con nadie, incluso se molesta cuando le pasamos cerca y no lo saludamos”, dice.
Rossy Guerra, una entrenadora de béisbol a la que le han firmado varios jugadores para el béisbol de Grandes Ligas, dice emocionada que Vladimir es lo más grande que ha dado Don Gregorio, aunque el espigado expelotero no alardee de ello. “La fama ni el dinero lo han hecho cambiar y eso nos hace sentir más orgullosos de él”, sostiene Rossy Guerra, a quien apodan La Prospecta.
César Peña, quien tiene un programa de béisbol en Nizao, resaltó que Vladimir es muy querido en su pueblo. “Comparte con todos como uno más de los nuestros, le roba el corazón a cualquiera por su forma de ser, es una mano amiga y lo merece todo”, expone.
Entiende que si después de tantos éxitos, Vladimir no ha cambiando es porque siempre seguirá siendo “el muchacho humilde de Don Gregorio”.


COMENTARIOS