Voluntad y esfuerzos para salvar los ríos Isabela y Ozama

012

Conformado por más de 400 arroyos, acuíferos y ríos, una extensión de 2,962.5 kilómetros cuadrados, y más de 3.5 millones de seres humanos habitando en su entorno y sus orillas, el Ozama se describe como “cuenca de ciudad que está muriendo donde nace, fomentando vida donde muere”, con casi millones de seres humanos viviendo en sus márgenes en frágiles viviendas, subsistiendo en medio de precariedades y carencia de servicios básicos, se estima que un diez por ciento de las personas habita en zonas inundables y 40 por ciento vive en zonas vulnerables a derrumbes.
Además, el 30 por ciento del Cinturón Verde de Santo Domingo no está protegido por el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, ni goza de protección por autoridad alguna. A esto se agrega que del ocho por ciento de hacinamiento que se presenta a nivel nacional, el 5.1% pertenece a la zona metropolitana. Los niveles de deforestación de la cuenca alta del río Ozama son considerables a causa del conuquismo y la ganadería. Estos datos forman parte de los estudios que ha realizado la Mancomunidad del Gran Santo Domingo, conformada por 22 instituciones. El doctor Onofres Rojas es el director ejecutivo y preside la institución.
El río Ozama nace en la Sierra de Yamasá, en la Loma de las siete cabezas, en la provincia de Monte Plata, una de las más pobres del país. La institución ha elaborado planes para tratar de mejorar o solucionar el espinoso problema de los ríos Ozama e Isabela, en cuyas márgenes viven miles de familias pobres. Entre las iniciativas figuran estructura de conducción adecuada y captación de recursos. Además, se emitió el decreto Decreto 260/14 que creó La Comisión Presidencial para el Rescate de los Ríos Ozama e Isabela.
Los trabajos son coordinados desde las diferentes instancias de la Comisión como son Las Mesas Territoriales, conformadas por los actores claves del territorio, los cuales interactúan con las instituciones del Gobierno nacional y los gobiernos locales. Además, participan las empresas de la Mancomunidad Esmeralda de la provincia Monte Plata. Se ha elaborado un Plan Estratégico de comunicación para garantizar “el necesario apoyo comunicacional a los trabajos de la Comisión y como parte de los mismos se ha creado una página y el uso intensivo de las redes sociales y, por supuesto, la utilización de los medios masivos de comunicación”.
En cuanto a la problemática de los residuos sólidos, Rojas apuntó “es fundamental en el abordaje del saneamiento de los ríos Ozama e Isabela. Para esto se ha asumido el “Plan Maestro de Residuos Sólidos elaborado por la Mancomunidad del Gran Santo Domingo en base a una cooperación técnica de La Agencia Japonesa de Cooperación Internacional (JICA) y Banco Interamericano de Desarrollo (BID).
“Actualmente se trabaja se trabaja en la actualización de dicho Plan, y se desarrollan campañas para la eliminación de microvertederos en las riberas, la limpieza de cañadas y se ha diseñado una planta de tratamiento de los lixiviados de los residuos depositados en Duquesa”. Se espera que esa planta pueda estar lista el próximo año junto a la depuradora Ozama que construye la Caasd, apuntó el funcionario.
Manejo y disposición final de las aguas residuales El proyecto más emblemático en ese campo lo constituye la Depuradora Ozama, la cual tratará las aguas residenciales de unas 450 mil personas, además de las aguas residuales industriales de todos los barrios de las circunscripción número tres del Distrito Nacional, buena parte de la circunscripción número dos y una gran parte de Santo Domingo Norte.
“La obra de ingeniería de la planta está prácticamente concluida y se avanza en los sistemas de colectores, los cuales están en alrededor de un 70% y el conjunto de obras que alcanzan alrededor de 110 millones de Euros deben entrar en funcionamiento en el 2019”, señaló Rojas, quien dijo que esa planta, junto a la de tratamiento de lixiviados de Duquesa constituyen el mayor aporte a la descontaminación de los ríos Ozama e Isabela.
Según el funcionario, se ha estado interviniendo las cañadas, lo que ayuda a que lleguen menos desechos sólidos a los ríos, “pero deberemos instalar sistemas de tratamiento para las aguas pluviales y residuales que circulan a través de la mismas”.
Citó las cañadas El Arrozal en la Ciénega, Villa Eloiza entre Las Cañitas y Gualey, Cristo Rey, Hoyo de Nena, en Los Tres Brazos y Los Platanitos, en Santo Domingo Norte.

Manejo de Cuencas

“Una de las primeras medidas fue instalar una Oficina de Manejo de la Cuenca (OMC), la cual de encuentra en la Sección Los Guineos en la Loma de los 7 picos y está bajo la coordinación del Ministerio de Medio Ambiente. Desde allí se coordinan las acciones para los trabajos, especialmente de la Cuenca Alta y la Cuenca Media. Dicha Oficina trabaja en estrecha relación con la Dirección Ejecutiva de la Comisión Presidencial Ozama-Isabela. A partir de la misma se han instalado unos 4 viveros y se programan otros a los fines de fortalecer los trabajos de siembra de sistemas agroforestales con los que se busca reducir las zonas deforestadas para evitar la erosión de los suelos con las lluvias y de otra parte que sirvan de mecanismo de generación de ingresos para el campesinado pobre que requiere de un mejoramiento de sus condiciones de vida.
Para la organización de los trabajos se están constituyendo los Comités de Microcuencas, con la participación de actores del territorio de cada Microcuenca, entre las que figuran la Microcuenca de Mayiga, acompañada por la Fundación Sur Futuro que preside doña Melba Segura de Grullón; Camarón-La Gina, que la acompaña el Programa Cultivando Agua Buena del Ministerio de Energía y Minas; Guanuma, que la apoya, el Centro de Innovación Atabey. Con el apoyo del Ministerio de Medio Ambiente y la FAO se están constituyendo los demás Comités de Microcuencas.

Entre los resultados obtenidos podemos mencionar la siembra de 1 millón 917 mil 953 árboles al mes de julio del 2018, instalación de viveros para suplir las plantas necesarias para la reforestación, la instalación de un liceo técnico en Yamasá y está en fase de terminación de un liceo en la Loma de los 7 picos que sera destinado a formar técnicos agroforestales y con capacidades para el manejo de la Cuenca”.