Warriors ante Spurs, una serie entre rivales conocidos

1

OAKLAND. Los juegos mentales antes de la final de la Conferencia Oeste de la NBA son cortesía de Gregg Popovich.

¿Qué es lo que hará al preparar a su defensiva para detener a unos dinámicos Warriors?

“Rezar”, bromeó Popovich el sábado antes que los Spurs viajaran desde Texas a la Bahía de San Francisco.

A Stephen Curry no le quedó más que reír.

“Deportivismo”, dijo Curry, de Golden State. “Me encanta”.

Popovich no engaña a sus viejos amigos y colegas Mike Brown o Steve Kerr. Brown trabajó de manera extraoficial al lado de Popovich durante parte de la campaña pasada y ahora está al frente de Golden State en lugar de un Kerr aquejado por problemas de salud.

Kerr acudió al entrenamiento del sábado por primera vez en más de tres semanas mientras se recupera de la más reciente cirugía para tratar un problema de columna que lo mantiene lidiando con síntomas debilitantes.

“Así es Pop”, dijo Brown entre risas. “En estos momentos hace mucho más que rezar. Sabe lo que quiere hacer contra nosotros”.

Con lo dominantes que se han visto los Warriors en sus barridas durante las dos primeras rondas de playoffs, rezar no está de más.

A Kevin Durant no le importa quién esté en la cancha por San Antonio, sabe que Popovich tendrá listo a su equipo con unas cuantas sorpresas.

Tony Parker está fuera lo que resta de la postemporada con una lesión de pierna. Kawhi Leonard no está al 100% debido a una molestia en el tobillo. Tim Duncan hace tiempo que se retiró.

“Son una máquina”, reconoció Durant. “Nunca dejan de ir tras de ti, sin importar quién esté en cancha. Ejecutan su sistema. Al igual que nosotros, siento que cuando alguien se lesiona otro más sale al paso”.

San Antonio desmanteló metódicamente a James Harden y Houston 114-74 en el sexto juego del jueves gracias a los 34 puntos y 12 rebotes de LaMarcus Aldridge para cerrar la serie mientras el estelar Leonard se ausentaba por una dolencia en el tobillo izquierdo, que se lastimó en la victoria en tiempo extra del quinto partido.

Golden State prácticamente no ha sido puesto a prueba en esta postemporada, con marca de 8-0 ante Portland y Utah.

Claro, han pasado casi siete meses desde que los Spurs visitaron el Oracle Arena para arruinar el anticipado debut de Durant con los Warriors tras su polémica salida de Oklahoma City, con una paliza de 129-100 en el primer juego de la campaña.

 


COMENTARIOS