XLVII ceremonial del Pabellón de la Fama del Deporte Dominicano

Luis-Scheker-Ortíz-

Contra vientos y marea, con sus alzas y sus bajas, entre desengaños y frustraciones que no logran quebrar la enorme satisfacción del deber cumplido de una legión de hombres íntegros, apasionados del deporte, hermanados para continuar la hermosa tradición de un evento deportivo emblemático, solemne y majestuoso, que ha venido celebrándose de manera ininterrumpida cada tercer domingo de octubre, abrirá su augusta puerta el XLVII Ceremonial de Exaltación de los Inmortales del Deporte.

Desfilaran garbosos, cargados de hazañas, unidos de la mano con su pueblo, como reza el poema de George Lockward, “los héroes modernos” del Pabellón de la Fama. Siete ilustres figuras del parnaso deportivo nacional recibirán los honores y el tributo que la Patria agradecida dispensa a estos consagrados atletas y propulsores que supieron poner bien en alto la Bandera Tricolor y dieron a su pueblo, a lo largo de su exitosa carrera, momentos de gloria, de vivo sentimiento patriótico, con sus prodigiosas hazañas deportivas y su conducta ciudadana ejemplar. El Pabellón de la Fama, en próximo “Ceremonial Histórico”, bautizado por la prensa deportiva nacional, abrirá sus puertas, en su moderno Auditórium, a los amantes del deporte que verán desfilar, compartirán sus emociones y estrecharán las manos de siete nuevas luminarias; siete héroes deportivos que escribieron en páginas de oro inolvidables, aquí y más allá de los mares, su fascinante historia que ha de perdurar en nuestros corazones.

1. José Márquez, atleta de marcas nacionales, consagrado entrenador entregado a su mundo de la heterofilia (Pesas) dedicando más de 50 años de su vida. Propulsor Eximio.

2. Divina Estrella, signada por su nombre de cuna. Prodigiosa velocista, reina de la pista, primera mujer que representa al país en unos Juegos Olímpicos Mundiales.

3. Rolando Sebelén, campeón plus mundialista en la disciplina del Boliche, de la que ha sido su máximo atleta y propulsor.

4. Yuan Eliao, venido desde Corea y llegado a nuestro país siendo niño para consagrarse como el más joven campeón, Gran Maestro Internacional dominicano del Juego Ciencia.

5. Manuel Prince, Manolito, el espectacular armador y capitán que se une, cargado de honores, reivindicado su derecho, a sus ilustres pares del deporte del Aro y el Balón.

6. Julio César Franco, El Emperador, grandioso bateador dominicano, el más consistente, que hizo reinar su prodigioso bate en el Big Show y en todos los demás escenarios.

7. Samuel Sosa (Sammy) el superbo slugger, el más espectacular jonronero de República Dominicana y del Béisbol Latino, con su pie en el estribo del Salón de la Fama del Béisbol Latino y en Cooperstwon, reconocido honrosamente en este Ceremonial por su pueblo.

Todos ellos meritorios ciudadanos, ejemplo vivo, en cada disciplina, para niños, adolescentes y jóvenes de cualquier edad y sexo que sientan esa sana pasión por el deporte y los valores morales y éticos que lo enaltecen y forjan el ideal de superación, de esfuerzo propio, de compañerismo, de solidaridad, aquel que el filósofo Juvenal resumió en su sabia sentencia “Mente Sana en Cuerpo Sano.” Paradigma que nos obliga a seguir, contra vientos y marea.


COMENTARIOS