Y ahora nos amenaza María

Por fortuna, Irma no nos golpeó con la rudeza que se pronosticaba y como hizo con las Antillas Menores, Puerto Rico, Cuba y La Florida. Esa circunstancia fue tomada por algunos para tildar de exageración las previsiones adoptadas por el Gobierno cuando el huracán estaba en ruta hacia el Caribe. Ahora que nos amenaza María siguiendo la trayectoria de su antecesora, la población no debe caer en el error de creer que las cosas saldrán igual. En materia de huracanes es mejor mantener la guardia en alto hasta que el peligro haya pasado.
Debemos tener presente que hay zonas muy vulnerables ante vientos, oleajes, crecidas de ríos y deslizamientos de tierra y hay que estar atentos para socorrer a quienes habitan esos lugares. En muchas partes del territorio nacional los terrenos están saturados y eso aumenta los riesgos de inundaciones. Muchos damnificados apenas han comenzado a reponerse de los daños y el susto por el paso de Irma. Hay mucha infraestructura vial dañada, puentes colapsados.
De manera que seamos prudentes ante esta nueva amenaza, manteniendo la conducta ejemplar que caracterizó el comportamiento de la gente durante el paso del huracán anterior. Manténgase enterados de la realidad a través de la Oficina Nacional de Meteorología y el Centro de Operaciones de Emergencia. No se lleve de cuentos.

Bajo el manto del olvido

En febrero de este año, el asesinato de dos comunicadores en San Pedro de Macorís, y el alegado suicidio del presunto matador de ambos, puso sobre el tapete un escándalo de venta irregular de terrenos propiedad del Consejo Estatal del Azúcar y desencadenó una investigación que parece no haber llegado a las raíces de las irregularidades. También este año se destapó la venta irregular por parte de la Corporación de Empresas Estatales (CORDE) de los terrenos que ocupa el barrio Los Tres Brazos y se ordenó otra investigación.
Hasta ahora no se conoce que la Justicia haya hecho valer consecuencias por estas actividades que involucran patrimonio estatal y gruesas sumas de dinero. De vez en cuando es bueno airear estos temas y refrescar las memorias de quienes se ocupan de cubrir los escándalos con el manto del olvido.


COMENTARIOS