Y… cuando el tiempo se detiene

rrr

Hay personas que son débiles con las antigüedades. Para muchos, tener una pieza antigua, que ha pasado de generación en generación como herencia familiar, más allá de su valor económico, tiene un significado muy especial.
Otros aman ir a las tiendas de objetos antiguos en busca de piezas que reflejen épocas pasadas, con el objetivo de dar un giro innovador a la ambientación de su hogar.
Una de las piezas antiguas más buscadas son los relojes de pared. Estos son elementos decorativos atemporales, elegantes, imponentes… y realzan la belleza de una sala, habitación, cocina, pasillo, terraza… y hasta de un jardín.
El lugar ideal para colocarlo son las paredes del vestíbulo, el espacio encima de una chimenea, la pared detrás del sofá, la cabecera de la cama o el pasillo. Puedes adquirirlos en madera, hierro, porcelana, metal… en versiones minis o XXL; con una gran esfera, con cucú (famoso por tener una puerta por la que sale un pajarito a cantar cada hora), péndulo, números romanos, de dos caras…
Tomar en cuenta. Para integrar este tipo de objeto antiguo dentro de una decoración moderna es bueno tener en cuenta ciertas recomendaciones de expertos en la materia como, por ejemplo, tratar de combinar las piezas por formas, colores o por medio de accesorios como manteles o con cojines que hagan juego, es decir, lograr un estilo armonioso integrando una pieza especial en el estilo de otros años.
Dónde adquirirlos. Puedes conseguir este tipo de reloj en mercados de antigüedades o en tiendas en línea, como Amazon.com.
Si observas que algún reloj de tu interés luce mal retocado o tiene la pintura un tanto desgastada no te preocupes, puedes restaurarlo. Podrías aprovechar esta situación para negociar el precio.