Yansen Pujols y la edición de Vidas Ejemplares

A1

Cuando yo era niño y adolescente había una obra que publicaba en resumen los rasgos más sobresalientes en las vidas de eminentes figuras del cristianismo, y estaba orientada a la niñez y juventud con la finalidad de sembrar ideales nobles y altruistas en esa población.
La obra se titulaba Vidas Ejemplares.
He dado seguimiento al trabajo del brillante cronista deportivo Yansen Pujols en un programa de entrevistas que tiene los domingos en el canal 37. El último que vi fue la entrevista al veterano pitcher de Grandes Ligas y de las Águilas Cibaeñas en nuestro torneo invernal: Julián Tavárez. Me conmovió oír de Tavárez, con lágrimas en los ojos, la lucha que emprendió para conquistar la cima que se propuso y de agradecer a los que le apoyaron tanto económica como emocionalmente, como también en asesoría técnica en béisbol para lograr sus objetivos.
Pujols ha tenido la habilidad de elegir a sus entrevistados con un pasado de niños y adolescentes ejemplares, aun sumidos en extremas limitaciones de pobreza y de miseria, pero sin embargo, con valores incrustados en sus mentes y en sus corazones para alcanzar la cima en el béisbol internacional. No sé si Pujols se imagina el bien que está haciendo en la juventud dominicana con sus entrevistas. Estoy seguro que ha transformado más vidas juveniles que muchos sacerdotes, pastores, predicadores y profesionales que trabajan contra el consumo de drogas y alcohol y en contra de la delincuencia.
Ojalá que los ministerios de Deportes, de la Juventud y de Educación se animen a editar estas entrevistas y que se puedan utilizar en las noches entre esos muchachos que están en granjas deportivas financiadas por los equipos de Grandes Ligas. También tendrían un uso excelente en clases de Formación Humana en las tandas extendidas en las escuelas y liceos de nuestro país.
No creo que el fin sea lavarle el cerebro a los niños para que se hagan peloteros y se olviden de los estudios, pues he oído otras entrevistas de Pujols donde se exalta el estudio y la superación personal en logros técnicos y profesionales a base de sacrificios, disciplina e internalización de valores. En mis largos años de profesor de la UASD e INTEC recuerdo casos de alumnos que estudiaron en condiciones de limitaciones extremas de alimento, transporte, libros, ruidos, violencia intrafamiliar, etc. y que hoy en día son brillantes técnicos o profesionales, aquí y en el extranjero.


COMENTARIOS