“El Galán Galante”, el futuro de la  música urbana

http://hoy.com.do/image/article/833/460x390/0/84436503-6268-4022-B1D0-A4CE3892ED71.jpeg

En Santo Domingo Oeste,  República Dominicana, nació Lenin Stalin Martínez Díaz “El Galán Galante” un joven que hoy por hoy está considerado como uno de los mejores cantantes del género urbano.

Desde muy niño demostró inquietudes para el baile y la música. En todas las actividades del colegio y su barrio  era el líder y el alma del “coro”.

Su carrera como cantante comienza desde que estaba en la escuela, participando en todos los eventos que se realizaban,  además él era  anfitrión de los eventos y coreógrafo de todas las fiestas de 15 años de las jóvenes de su barrio. 

Todo este apasionamiento que le producían estas actividades artísticas en su barriada, lo llevarían a convertirse en unos de los jóvenes más prometedores del género urbano en la actualidad.

Profesionalmente  comenzó en el 1995, se inició como coreógrafo de varios grupos y en el año 1999 pasó a ser corista de la agrupación Moreno Negrón durante seis meses, luego trabajó como corista y coreógrafo del Salsero Asdrúbal durante tres años, continuando con   Wilmer Lozano,  de la agrupación Adolescentes, luego pasó a formar parte de la agrupación Unic Mambo durante 9 años, desde donde decidió formar su  propio proyecto y convertirse en solista urbano.

Obtuvo sus primeras clases de canto en la Escuela Vocacional de la Fuerzas Armada preparándose vocalmente es así como pega en el 2009 el éxito llamado “Entro con la U” Genero Dembow,  bastante popular para la época.

Cuenta con una producción de larga duración  de 26 temas variados de  Salsa, Merengue, Bachata, Pop Rock, Rap, Mambo Electrónico, entre otros.

El Galán Galante” indicó que eligió la música urbana a pesar de ser un artista formado porque vio que en ese momento era un género que estaba en crecimiento.

“El Galán Galante”, es considerado en la actualidad  como  uno de los pocos dentro de la nueva generación urbana que realiza este concepto con letras limpia y sin caer en la vulgaridad.