“Embrujo romántico”, el concierto exitoso de merengueros cantando temas suaves

http://hoy.com.do/image/article/216/460x390/0/3C0B347E-1692-4867-B3FD-D9529DFA7360.jpeg

El salón “La Fiesta” del hotel Jaragua resultó pequeño para la cantidad de público que asistió el sábado a ver a Rubby Pérez, Sergio Vargas, Eddy Herrera, Rapha Rosario y a Fernando Villalona. Ellos protagonizaron el concierto “Embrujo romántico”, producción de Luis Medrano, que contó con la especial participación del maestro Rafael Solano.

Los primeros aplausos se escucharon a las 10:00 de la noche, cuando Nelson Javier elogió las cualidades de Solano y lo presentó frente a la multitud que pagó RD$600 en balcón y RD$1000 en área baja. El primero en actuar fue Rubby Pérez, un artista que vuelve a demostrar que su voz es el pasaporte para pasar todas las puertas musicales. Con “Pecado mortal”, popularizado por Fausto Rey, ganó reacciones de quienes comentaban que como bolerista y baladista tiene el mejor seguro del éxito. En cada entrega demostró sus condiciones vocales, el trabajo sustentado en la disciplina y la fuerza de su voz.

Del maestro Solano cantó “No tardes más”, “Por caridad”y “Por amor”, teniendo como refuerzo coral las voces del público.

El orden del concierto puso a Eddy Herrera segundo, mereciendo los mejores piropos de las mujeres. Su figura, voz y estilo le generaron aplausos mientras daba su selección musical. Invitó al escenario a una joven que antes le había dicho que estaba asfixiada de él. Con ella dramatizó uno de los temas, pero también perdió la concentración en “Como aquellos boleros”. Se dejó llevar de la emoción.

Sergio Vargas fue el tercero en salir a escena, reflejando el dominio en los temas suaves y románticos. “Vivir contigo”, “Dile”, “Una primavera para el mundo”, “No me importa”, “Que bueno verte” y “Ojalá”, entre otras canciones, le generó aplausos. Luego cantó Rafael Solano, dando veteranía con varios de sus temas de amor.

A las 12:08 le tocó el turno a Rapha Rosario, quien aprovechó el momento para reconocer las cualidades de sus compañeros de concierto y reiterar que es la voz del pueblo. “Mira que eres linda”, “Noche de angustia”, “En cuarentena”, “Amor de la calle”, “Magia”, “Te seguiré queriendo” y “Dime”, le dieron la oportunidad para salir airoso y ganar aplausos.

La mayor euforia la recibió Fernando Villalona, un artista que sigue teniendo el más alto grado de carisma. Cantó “Payaso”, Delirante amor”, “No me dejan verla”, “Lágrimas para un recuerdo” y algunas que le marcaron el triunfo desde sus inicios. Con el grito y las exigencias del público no podía irse, porque sus fieles admiradores querían más y más. Con el merengue “Mal acostumbrado” rompió la estructura de “Embrujo romántico”, lo que la gente aprovechó para bailar. A la 1:20 de la mañana se puso el punto final al más exitoso de los conciertos.

[b]Cositas y cosotas[/b]

• Rubby Pérez es un súper cantante y debe sacarle ventaja a los temas suaves.

• Tres pantallas en el escenario y dos paneles sirvieron de escenografía. A los lados también funcionaron las pantallas tradicionales del Jaragua.

• El trompetista Beltré le dio bello sonido al concierto.

• Rapha Rosario no se quitó las gafas de sol en ningún momento. No le importó que el concierto era bajo techo y de noche.

• Eddy Herrera habló y habló como un niño que pide juguetes. Le dio demasiada importancia al diálogo con la joven que invitó al escenario.

• Rubby no se quedó atrás, habló más que un perico con hambre.

• Sergio dijo que si no hablaba se moría. Sigue vivo.

• El que sólo cantó sin hablar fue Fernando Villalona.

• Se pensó que la orquesta de Rafael Solano acompañaría a los cinco cantantes. Se comentó que algunos de ellos se sentían más cómodos con sus grupos.

• Aproximadamente 1.700 llenaron el salón “La Fiesta”. Muchos se quedaron sin poder entrar, porque se prohibió la venta de boletas, para así evitar excesos.

• Sergio expresó que en el concierto de Santiago hubo trampa. ¿?

• A muchas señoras se les aceleró la respiración con Eddy Herrera, mientras algunos hombres bebían de más por celos. ¡Coja mambo!