“Los años 40: Un mito fundacional”

http://hoy.com.do/image/article/32/460x390/0/7AD41A71-CDED-492B-960B-75CBEBB9C07C.jpeg

POR AMABLE LÓPEZ MELÉNDEZ
El próximo jueves cuatro de noviembre, a partir de las 8:00 pm, la Secretaría de Estado de Cultura y el Museo de Arte Moderno dejarán inaugurada la Exposición titulada: “Los años cuarenta, un mito fundacional”, conformada por una importante selección de pinturas, esculturas, dibujos, obras gráficas, publicaciones, objetos y documentos significativos y sumamente valiosos para el estudio de las implicaciones y los aportes del movimiento artístico que se registra en la República Dominicana, especialmente en Santo Domingo (entonces, Ciudad Trujillo) durante la cuarta década del siglo XX.

La exposición está compuesta por más de setenta obras, la mitad de las cuales forman parte de la colección permanente del Museo de Arte Moderno y la otra mitad proviene de colecciones privadas. En los ámplios espacios de la segunda planta del MAM se aprecia ya bastante avanzado el proceso del montaje museográfico, destacando en la selección obras emblemáticas de la plástica dominicana de la modernidad, tales como “Desnudo l”, de Celeste Woss y Gil; “Bachata”, de Yoryi Morel; “Caballo Bajo la lluvia”, de Dario Suro; “Escena Campesina”, de George Hausdorf; “Mar Caribe”, de Josep Gausachs; dos pinturas paradigmáticas del período dominicano de Eugenio Fernández Granell; “Lavanderas”, de Marianela Jiménez; las impactantes esculturas vanguardistas de Manolo Pascual y una serie dibujos excelentes de Josep Gausachs y Jaime Colson.

El cuerpo expositivo se fortalece con obras importantes de Jose Vela Zanetti, Ernesto Lothar, Mounia L. Andre, Joseph Fulop, Gilberto Hernández Ortega, Antonio Prats Ventós, Luichy Martínez Richiez, Marianela Jiménez, Noemi Mella, Clara Ledesma, Nidia Serra, Elsa Divanna, Rafael Pina Melero, Luis José Alvarez y otros artistas egresados de la primera generación de la Escuela Nacional de Bellas Artes. Asimismo, la muestra integra documentación gráfica, fotografías, libros en vitrinas, documentos oficiales (reproducidos), un monitor de video con fílmicas de noticieros de la época, documentación de la Escuela Nacional de Bellas Artes, reproducciones de textos de periódicos, colecciones de revistas culturales como Cuadernos Dominicanos de Cultura, La Poesía Sorprendida, y libros de la Coleccion Centenario.

La curadora del proyecto es la Dra. Laura Gil Fiallo, asistida por el nuevo equipo del MAM que encabeza la Licda. María Elena Ditrén, quien sostiene entusiasmada que “uno de los aspectos más interesantes de esta exposición es la multiplicidad de valoración, confrontación, disfrute, lectura o aproximaciones que el público y los especialistas tienen ante la creatividad de esa década y sus posteriores incidencias en el proceso fundador de nuestra modernidad artística”. En ese sentido, la propuesta curatorial de la Dra. Gil Fiallo resulta en una exposición que “pretende mostrar el arte de la época en su contexto histórico, por lo que se exhiben también objetos, libros y otras publicaciones, acompañados por vestuario, fílmicas y música, además de fotografías documentales”.

El marco teórico y crítico con que Laura Gil nos introduce en “Los años 40: un mito fundacional”, es extractado de sus investigaciones para su tesis doctoral, titulada: “El exilio español en Santo Domingo y su influencia en el arte y la cultura dominicanos”(inédita). He aquí algunos fragmentos de sus rigurosas y reveladoras observaciones.

“Los años cuarenta son de especial interés para el desarrollo del arte y la cultura dominicanos. Corresponden a la época de mayor auge de la dictadura de Rafael Leonidas Trujillo, quien después del asesinato masivo de miles de haitianos, tuvo la necesidad de mostrar su régimen a la comunidad internacional con un rostro humanitario que encubriera sus crímenes. Tambien corresponden al final de los grandes conflictos armados europeos conocidos como Guerra Civil Española y Segunda Guerra Mundial. E igualmente, a la celebración del primer centenario de la Independencia Dominicana.

En este contexto la dictadura se manifesta con dos nuevas políticas, una migratoria y otra cultural. En el primer caso, acogerá refugiados de las guerras europeas, que además servirán a Trujillo para poblar y “ blanquear” la frontera con Haití. En el segundo, se creara la primera política cultural coherente de este país, con la fundación de la Dirección General de Bellas Artes, dirigida por Rafael Díaz Niese, con un valor ambiguo. Por una parte, se crean una serie de instituciones del Estado que todavia tienen importancia y vigencia para la cultura nacional, y se produce una gran floración artística e intelectual. Por la otra, se instrumentaliza la cultura, para servir a los fines del régimen.

En el plano artístico, hay que mencionar tres aspectos. Por una parte, se continúa la obra de los primeros maestros dominicanos de la plástica, que introducen la modernidad entre nosotros desde los años treinta. Morel, Suro, Colson y Woss y Gil. Por otra, una serie de maestros europeos introducen nuevas tendencias -como la surrealista- ponen al día el arte dominicano con el internacional, y modifican su propia producción en este nuevo entorno. La influencia europea contribuye a un nuevo mestizaje, en lugar de conformarse con la traslación de modelos metropolitanos de la época colonial. Finalmente, la primera generación de egresados de la recién fundada escuela nacional de Bellas Artes, da forma a una expresión netamente criolla. Estos tres aspectos son ilustrados por tres secciones del montaje museográfico”.

“Los años 40: un mito fundacional” estará abierta desde el jueves 4 de noviembre en el Museo de Arte Moderno, localizado en la Plaza de la Cultura Juan Pablo Duarte, en horarios de martes a domingo, de 9:00 am a 5:00 PM. Durante los dos meses de su duración se realizarán actividades paralelas como paneles, conferencias, dramatizaciones, películas y talleres infantiles.