“No hay pistas claras para vacuna del Sida”

Sevilla. EFE. El jefe de Investigación del Instituto Pasteur, Fernando Arenzana Seisdedos, aseguró a Efe que “no hay pistas claras para una vacuna del sida” y que, aunque se debe mantener la esperanza, “las pistas más recientes se han disipado”.

Arenzana, quien impartió una conferencia sobre retrovirología y sida en la ciudad andaluza de Sevilla, destacó, sin embargo, que los tratamientos de esta enfermedad “progresan de manera espectacular”.

Esos progresos se han podido constatar “tanto para la forma de vida de los pacientes como para el pronóstico vital a largo plazo”, según el investigador, quien añadió que la panoplia de medicamentos para tratar la enfermedad no deja de incrementarse.

“La terapia múltiple ha cambiado el panorama del tratamiento, que se ha demostrado excepcionalmente eficaz”, señaló Arenzana.

Datos recientes. Sobre las últimas dataciones filogenéticas del virus del sida, que han revelado que es más antiguo de lo que se suponía, el investigador aseguró que no influyen determinantemente en lo que ya se sabía del virus, del que dijo que se tiene “un conocimiento profundo”.

También responsable de la evaluación científica de los 1,400 investigadores del Instituto Pasteur, con sede en París, y en el que trabajan unas 2,600 personas, Arenzana intervino en el dispositivo que este instituto desplegó entre 2005 y 2006 en la Isla  Reunión cuando, en pocos meses, una epidemia afectó a un tercio de la población, unas 300,000 personas.

En esa ocasión, el Pasteur, en palabras de Arenzana, “tocó tambores” y destacó a trece equipos de investigación -unas sesenta personas- para atajar el brote de “chikungunya” (“el que camina encorvado”, en swahili), una encefalopatía transmitida por un mosquito. En Isla  Reunión, “sin experiencia en ese virus, en pocas semanas se trazó un plan de diagnóstico y se aisló y se secuenció el genoma viral”, según Arenzana, quien admitió que es un despliegue que “no puede hacerse todos los días” pero que demuestra la implicación del Pasteur ante la enfermedad.