“Perico Ripiao”, la comedia rítmica de Ángel Muñiz

http://hoy.com.do/image/article/8/460x390/0/8F991FBA-AE6A-41F2-9AFD-ACABA76FDBE3.jpeg

Con la participación de renombradas figuras de la actuación, la televisión y la música, se esta presentando en las grandes pantallas la tan esperada película del cineasta Ángel Muñiz “Perico Ripiao”. La película se rodó en distintos puntos del país, como Montecristi, Dajabón, Loma de Cabrera, Cupey, San Pedro de Macorís, entre otros. Es una comedia contada a ritmo de güira, tambora y acordeón, con las interpretaciones estelares de los populares comediantes de la televisión: Raymond Pozo, Phillip Rodríguez, Miguel Céspedes y Manolo Ozuna. Además, en la cinta aparecen conocidas figuras como Geovanny Cruz, Lummy Lizardo, Olga Bucarelly, Pipe García y Micky Montilla.

La producción cuenta también con la participación de intérpretes de la música como Fefita La Grande, Manny Rivera (Tulile), Ruth Ocumarez, Tony Pascual (Pachulí), Héctor Sierra, Berenice Aquino, entre otros.

“Perico Ripiao” se presenta como el atractivo ineludible de la semana, gracias a que su director es recordado con aprecio por el gran público por haber llevado a Balbuena a Nueva York en “Nuevayol” y “Nuevayol III”

[b]INTÉRPRETES EN LA GRAN PANTALLA[/b]

Dustin Hoffman: Un fiscal en ‘Tribunal en fuga’

Debutó en el cine con la película “El graduado” de Mike Nichols (1971), papel que significó su consagración y su primera nominación al Oscar. Desde su posición de privilegio absoluto, no dejó que la fama ahogara su valía y demostró que era merecedor de todo aquel recién adquirido protagonismo con cada nuevo trabajo. De hecho, obtuvo el premio de la Academia al Mejor Actor y el Globo de Oro al Mejor Actor Revelación, así como el premio de la Academia Británica y una nominación al Oscar por su magnífica labor en películas como “Cowboy de medianoche”, de John Schlesinger, en la cual interpreta a un personaje marginado y acabado, ladrón de poca monta y timador, Ratso Rizzo, cuyas esperanzas de cambiar son las que le mantienen vivo. Pero esto no fue todo. También fue galardonado con un Oscar al Mejor Actor por su trabajo en “Kramer contra Kramer”, de Robert Benton, así como por “Rain man”, de Barry Levinson, película esta última en la que daba vida a un autista con dotes de genio. Las otras dos películas por las que estuvo nominado fueron “Lenny” y “Tootsie”.

Gene Hackman: Un siniestro abogado en ‘Tribunal en fuga’

Debuta en la gran pantalla en 1964 con “Little” junto a Warren Beaty y a partir de entonces le lloverán las ofertas de trabajo en gran parte, porque Gene Hackman es uno de los actores más versátiles y de mayor talento de su generación.

Ha ganado dos Oscar, uno como Mejor Actor en 1971 por su papel de Popeye Doyle en “The French Connection”, y como Mejor Actor Secundario en 1993 por “Sin Perdón” de Clint Eastwood. Además ha estado nominado tres veces más, una como mejor actor por “Arde Mississippi” en 1989 y como Mejor Actor de Reparto por “I never sang for my father” (1970) y “Bonnie and Clyde” (1967).

Dentro de sus premios también encontramos: Premios de cine Británico, dos Globos de oro, el Trofeo a Mejor Actor del Festival de Cannes, dos Premios de la Asociación Nacional de propietarios de Cinemas y un gran número de trofeos de grupos de críticos así como títulos retrospectivos de entidades como el British Film Institute, el San Francisco Film Festival y el American Film Institute.

[b]Tim Robbins: Un hombre atormentado en ‘Río Místico’[/b]

Actor estadounidense de perfil independiente, que conforma con su esposa Susan Sarandon una de las parejas socialmente más comprometidas de Hollywood.

Hijo del cantante folk Gil Robbins, debutó cantando a dúo canciones de protesta. A los 12 años se incorporó al Theatre for the New City y formó parte del club de teatro del colegio secundario, donde dirigió sus primeras obras. Estudió en la Universidad de Nueva York (SUNY) en Plattsburg y teatro en la Universidad de California (UCLA) y se graduó con honores en 1981. Ese mismo año, formó el Actor’s Gang, un grupo de teatro experimental que producían obras de Bertolt Brecht y Alfred Jarry.

Pronto comenzó a trabajar en televisión, hasta que en 1984 debutó en el cine en “Toy Soldiers”. Tuvo pequeñas participaciones en “Quiero decirte que te amo”, de Rob Reiner, “Top Gun”, de Tony Scott, “Fiebre de amor y locura”, de Spike Lee, y en otros filmes menos conocidos. Como protagonista, destacó bajo la dirección de Robert Altman en “The Player”, las reglas del juego, así como también en “El gran salto”, de los hermanos Cohen.

En 1992 se lanzó a la dirección con “El ciudadano Bob Roberts”, que tuvo buena aceptación. Sin embargo, no fue tomado seriamente en ese rol hasta que realizó “Dead man walking”, un alegato contra la pena de muerte que protagonizaron Susan Sarandon y Sean Penn.

[b]Annette Bening: Una enfermera entre los vaqueros de ‘Pacto de justicia’[/b]

Una auténtica profesional que ha obsequiado al público con brillantes y sólidos papeles por los que se ha ganado una carrera cinematográfica envidiable. Su filmografía incluye películas como “Postales desde el filo” junto a Meryl Streep, “Los timadores”, “Valmont”, “Bugsy”, “Mars Attacks” o “A propósito de Henry”, entre otras muchas. Nominada al Oscar a Mejor Actriz por encarnar a Carolyn Burham, vendedora de casas obsesionada con el éxito profesional en “American Beauty”. También ha sido nominada al Oscar como Mejor Actriz de Reparto en 1991 por “Los timadores”. Premio del sindicato de actores, directores y guionistas americanos a la Mejor Actriz por “American Beauty” y otras numerosas nominaciones entre las que destaca el Globo de Oro y los Premios de la Academia Británica, los prestigiosos BAFTA, por “American Beauty”.

[b]Robert Duball: Un duro vaquero en ‘Pacto de justicia’ [/b]

Actor intenso con mucha energía interior, sus personajes transmiten nerviosismo a flor de piel. Suyos son el oficial megalómano adicto al napalm y el surf de “Apocalipse Now”, el cerebro de la familia de “El Padrino”, o el portador de violencia contenida en “Llueve sobre mi corazón”. Su primera entrevista de trabajo la tuvo con el dramaturgo Arthur Miller mientras estudiaba en el Neigborhood Playhouse de Nueva York, y la buena impresión que causó en él le permitió debutar en el teatro en su obra de corte independiente llamada “A view from the bridge”.

Su debut cinematográfico en “Matar a un ruiseñor” vino de la mano del director Robert Mulligan, quien le dio su primera oportunidad sin tener que arrepentirse ante un actor de su talla, aunque todavía no tuviese demasiada experiencia. Después, comenzaría su andadura en el mundo del cine con pasos firmes, demostrando su valía con cada nuevo reto al que se enfrentaba.