116 comunidades aisladas; los desplazados son 30 mil

Al menos cinco personas ahogadas, cuatro  desaparecidas,  29,875  desplazadas, 6,693 viviendas afectadas y 116 comunidades aisladas es el balance de daños  ocasionados por la tormenta Isaac.

El  Centro de Operaciones de Emergencias (COE) mantiene el Distrito Nacional y ocho provincias  en alerta roja, seis en alerta amarilla y cinco en alerta verde, debido   a la saturación de los suelos y las posibilidades de deslizamientos de tierra.

Víctimas.  La Policía Nacional informó que  tres cadáveres  fueron sacados   el domingo de ríos en Baní, San José de Ocoa y San Cristónal. Las víctimas son   Rafelys Perdomo de Jesús, de 20 años; Johan Alexander Mora Báez, de 19, y un hombre hasta el momento no identificado porque no portaba documentos.

El cadáver de Perdomo de Jesús fue encontrado por rescatistas en la cañada Andrés luego de que se lanzara al río Nizao, en Najayo, a sacar jaibas en compañía de un amigo de nombre Nathanael, quien fue rescatado con vida.

Mientras que Mora Báez fue encontrado ahogado por sus familiares a orillas del río Baní, en las proximidades del sector La Javilla, de Santa Rosa.

En tanto que el hombre no identificado hasta el momento fue encontrado por efectivos policiales y rescatistas en las aguas del río Ocoa, en las proximidades de Villa Fundación. Su cadáver fue llevado al hospital de la  comunidad.

Previamente el sábado fueron encontrados ahogados el exalcalde de Villa Altagracia   Pedro Peralta, quien murió al ser arrastrado por el río Haína cuando intentó cruzarlo, y  Wester Arístides alcántara González, en el río Yaguaza, próximo al barrio La Piscina, de Los Guaricanos.

Mientras que se encuentran desaparecidos  cuatro hombres en Santo Domingo, Monte Plata y San Cristóbal, al ser arrastrados en ríos desbordados. El de Monte Plata solo se ha  identificado como Rafelo; el de San Cristóbal Rafelin Perdomo. Mientras que los desaparecidos de Santo Domingo son de nacionalidad haitiana.

El COE mantiene la prohibición para la población de bañarse en las playas y costas, así como las actividades recreativas en las montañas.

Bajo alerta.  En alerta roja siguen el Distrito Nacional y las provincias de Santo Domingo, Pedernales, Barahona,    Monte plata,  San Cristóbal, Peravia, Duarte, en especial el Bajo Yuna,   y Azua. En alerta amarilla están Baoruco, Sánchez Ramírez, San José de Ocoa, Monseñor Nouel, Independencia y San Juan.

Y en alerta verde están San Pedro de Macorís, La Vega, Elías Piña, Espaillat y  María Trinidad Sánchez.

Desplazados.   De las personas desplazadas, 2, 225 se encuentran en refugios oficiales y el  27,620 en casas de familiares y amigos. Mientras que de las viviendas afectadas, 5,524 resultaron anegadas, 72 afectadas severamente y 1,097 parcialmente.

Varias comunidades siguen aisladas por crecida de ríos y cañadas  en Santo Domingo, Samaná, Sánchez Ramírez, Pedernales, Monte Plata, San José de Ocoa, Azua, Duarte, Peravia,  y Barahona.

Acueductos.  El COE informó que entre los acueductos afectados por Isacc están los de María Trinidad Sánchez, Monseñor Nouel, Sánchez Ramírez, San Pedro de Macorís,  Hato Mayor, San Cristóbal Peravia, Monte Plata, Azua, San Juan, Elías Piña, Barahona y Pedernales, afectando a 100 comunidades.

En cuanto al suministro eléctrico,  la Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales (CDEEE) informó que   8,000 metros de líneas se  cayeron, 26 transformadores fueron afectados, 66 postes del tendido eléctrico tumbados o ladeados y 169 circuitos sufrieron avería.

En general, de los 622 circuitos del sistema, 502 (80.7%) permanecen estables, dos apagados, 96 averiados, nueve sin tensión y tres en mantenimiento.

Las claves

1.  Menos lluvias

El informe meteorológico indica que  las lluvias por  Isaac  seguirán disminuyendo. Sin embargo  una vaguada ubicada al noreste del país provocará chubascos dispersos con tronadas, especialmente sobre el Noreste, Sureste, la Cordillera Central y la  frontera.

2.  Inobservancias

El COE atribuyó las víctimas por Isaac a inobservancias de las personas que se lanzaron a ríos desbordados.