En cualquier lugar

19_01_2016 HOY_MARTES_190116_ ¡Vivir!2 C

MADRID, España.- Por la manera como andan las cosas a nivel mundial la gente debe tener un cuidado especial a la hora de seleccionar lugares para vacacionar. Es importante tener en cuenta que el terrorismo yihadista no es un cuento y que puede estar presente en cualquier país del mundo, sin importar nacionalidad, religión, raza y color, puesto que uno de los objetivos principales es matar turistas para desestabilizar las economías de los países que sufren atentados.

Ningún territorio en el mundo, sea potencia o no, puede sentirse seguro, pues las organizaciones terroristas han captado gente suficiente para llevar a cabo por doquier actividades maléficas en contra de vacacionistas interesados en visitar lugares principalmente de interés histórico, como en el caso de Egipto, cuyo turismo ha sufrido un descenso increíble.En los últimos años ha sido evidente como los viajes a

Egipto han disminuido quedándose sin turistas los museos, ruinas, pirámides, hasta los paseos por el río Nilo. La oleada de terror ha ahuyentado a la gente, incluso, a los mismos egipcios que miran con recelos los lugares que ellos consideran que pueden ser objetivo de los yihadistas.El miedo ha penetrado por una serie de países donde la

mayoría de las gentes son musulmanes como Túnez, Turquía, Mali, Irak, Siria, Kwait, Líbano y otros, en estos casos no solamente para dañar su turismo, su economía, en el fondo este tipo de guerra sucia no es solamente por la religión, sino por un pugilato de poder dentro del mundo islámico. Los entendidos en esta materia aseguran que la religión se ha convertido en una herramienta de moviliación popular en una lucha que es sobre todo política. Europa Occidental también ha sufrido terror, los más recientes en París, pero, sin olvidar los atentados a los trenes de Madrid, el llamado 11M, con saldos de muertes elevadas.

Los daños, incluso emocionales, siguen palpándose en París, donde el área turística se ha resentido, miles de visitantes extranjeros decidieron cambiar su ruta a otros destinos. Bélgica también sufre en su turismo, la gente continúa atemorizada por el hecho de que algunos de los terroristas que actuaron en París procedían de Bruselas.

Pero la vida continúa, a los seres humanos nos ilusiona viajar al extranjero, conocer nuevos lugares, sus culturas, sobre todo los históricos milenarios, exóticos, como los del Oriente Próximo y nos arriesgamos, entendiendo que, en estos días que corren, ningún lugar puede brindarnos seguridad total .