Alemania y Turquía desarticulan banda de traficantes de personas

Derechos humanos

Berlín. Una operación conjunta de los organismos de seguridad de Alemania y Turquía desarticularon una banda de traficantes de personas que llegó a tener ingresos de nueve millones de dólares por transportar ilegalmente personas a Europa, informaron hoy las policías de los dos países.

Las investigaciones empezaron en la noche de navidad de 2014 cuando, en la frontera de Alemania con la República Checa, fueron detectadas personas que trataban de ingresar ilegalmente del país.

Tras las primeras averiguaciones se comprobó que esas personas habían llegado a Europa pocos días atrás a bordo del Merkur I, un barco a la deriva que tuvo que ser rescatado por la marina italiana de las aguas del mediterráneo.

La banda transportó a Europa a 1.700 personas a bordo de embarcaciones a las que luego dejaba a la deriva en el Mediterráneo, asumiendo el riesgo de que naufragaran.

“Cuando alguien mete a 1.700 personas en barcos que luego quedan a la deriva, se corre el riesgo de que se ahoguen. Se trata de alguien que no tiene voluntad de ayuda sino sólo de enriquecerse”, dijo el jefe de la policía federal alemana, Dieter Romann.

“Estamos ante un tipo especial de crimen internacional organizado”, agregó.

En Alemania se produjeron cinco detenciones y 17 registros en diversos lugares del país en el que participaron la policía federal, varias policías regionales y dos unidades de elite, especializadas en operaciones antiterroristas, mientras que en Turquía hubo diez registros y diez detenciones.

En los registros efectuados en Alemania, la policía se incautó de ordenadores, dinero en efectivo y teléfonos inteligentes.   Según la ley alemana, los detenidos podrían ser condenados hasta 10 años de cárcel.

En Turquía se impidió el viaje ilegal hacia Europa de 380 personas.