Masalles afirma no es papel Iglesia influir en voto

22_01_2016 HOY_VIERNES_220116_ El País4 A

Monseñor Víctor Masalles, obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Santo Domingo, se mostró en contra de que la Iglesia influya sobre el voto electoral, a propósito de que el Consejo Dominicano de Unidad Evangélica (Codue) dijera que publicaría una lista con los legisladores que han estado a favor del aborto y la homosexualidad, para que cristianos voten en contra, en las próximas elecciones.

Masalles entiende que la población sí debe conocer las posiciones de los aspirantes en cada aspecto, pero que ese no es tema de la Iglesia, sino que debe ser el propio candidato, capaz de decir lo que piensa.

“No debería de ser a través de las iglesias, debe ser a través de la democracia madura que debería tener una nación, donde cada candidato sea capaz de decir lo que piensa”, consideró el obispo.

Cree que meterse a jugar un chantaje, con legisladores que no votan por sus principios sino por lo que le imponen o el dinero que le dan, no es correcto.

El prelado dice que lo correcto es votar por las ideas, pero que muchas veces los candidatos no están dispuestos a expresarlas y por eso se elige a las personas por simpatía.

“Son estos los primeros que no están dispuestos a opinar sobre los temas delicados y decir realmente qué piensan”, dijo el obispo auxiliar de Santo Domingo.
Criticó que en el país no haya una defensa de principios, sino que responden a las líneas de los partidos.

Monseñor Masalles hizo estas consideraciones luego de la misa con motivo del Día de la Altagracia, en la iglesia Nuestra Señora de la Altagracia de la Ciudad Colonial, en la que llamó a orar para que la Virgen proteja a la familia original que ha sido instituida por Dios, que es la base para que la sociedad camine bien. Condenó que sectores nacionales y extranjeros quieran desaparecer los valores del cristianismo.

Se refirió al embajador estadounidense en el país, James Brewster, de quien dijo es evidente que responde a la política pro gay de su presidente Barack Obama, y aunque entiende que tiene el derecho de ser respetado independientemente de su preferencia, no debe querer imponer el activismo gay en el país.