Wall Street frena las pérdidas y el Dow Jones avanza un 0,13 % a media sesión

Wall Street.
Wall Street.

Nueva York. Wall Street frenaba hoy las pérdidas y hacia la media sesión el Dow Jones, su principal indicador, avanzaba un 0,13 % animado por un rebote del petróleo, pendiente de la Reserva Federal (Fed) y pese al mal desempeño de Boeing y Apple.

Ese índice, que llegó a caer más de 100 puntos en el arranque, avanzaba 20,34 puntos hasta 16.187,57 enteros y el selectivo S&P 500 progresaba un 0,30 % hasta 1.909,19 enteros, mientras el índice Nasdaq bajaba un 0,52 % hasta 4.543,98 enteros.

Los operadores del parqué neoyorquino frenaban el ánimo vendedor animados por una recuperación del precio del petróleo, ya que el barril de Texas avanzaba a esta hora un 2,77 % hasta 32,32 dólares y el crudo Brent subía un 3,59 % hasta 33,74 dólares.

A la espera de que concluya este miércoles la primera reunión del año de la Fed, la sesión había arrancado con fuertes pérdidas después del mal sabor de boca que dejaron las cuentas trimestrales de Boeing y Apple.

Las acciones de la firma aeronáutica caían a esta hora un 7,14 % mientras que los del gigante tecnológico bajaban con fuerza un 4,43 %, un día después de anunciar que sus ventas trimestrales crecieron menos de lo previsto.

Salvo el tecnológico (-0,80 %), el resto de sectores en Wall Street registraban ganancias, como el energético (1,08 %), el de telecomunicaciones (1,07 %), el financiero (0,73 %), el de materias primas (0,47 %) o el industrial (0,18 %).

Junto a Boeing y Apple, también bajaban en el Dow Jones otros valores como Nike (-1,39 %), Walt Disney (-0,54 %), IBM (-0,53 %), Microsoft (-0,50 %), Merck (-0,31 %), Caterpillar (-0,25 %), Cisco Systems (-0,19 %) o UnitedHealth (-0,06 %).   Al otro lado de la tabla encabezaba las ganancias Verizon (1,78 %) por delante de Goldman Sachs (1,73 %), 3M (1,45 %), JPMorgan Chase (1,44 %), Walmart (1,36 %), Procter & Gamble (1,15 %), United Technologies (1,12 %) o Home Depot (1,00 %).

En otros mercados, el oro bajaba a 1.116,2 dólares la onza, la rentabilidad de la deuda pública a diez años avanzaba al 2,045 % y el dólar perdía terreno frente al euro, que se cambiaba a 1,0877 dólares.