Precio del semen de toro podría sacudir a la industria láctea

Toro

Susan Decker y Lydia Mulvany

Cuando se trata de criar vacas, Oakfield Corners Dairy en el estado de Nueva York prefiere no dejar que la naturaleza siga su curso. Para garantizarse que sus mejores lecheras conciban hembras, Jonathan Lamb, socio de Oakfield, está dispuesto a pagar hasta US$200 el vial de semen de toro procesado, de modo que sólo contenga cromosomas X.

Una de las razones por el alto precio, de acuerdo con la competencia, es que una sola empresa, Sexing Technologies, controla más del 90% del mercado del sexo del semen, que tiene ventas anuales de US$50 millones en los Estados Unidos y de US$220 millones en el extranjero. La competencia ha montado una serie de acciones que podrían reducir el costo para los granjeros: la presentación de una demanda antimonopolio, que objeta las patentes de la compañía, y una batalla legal que comienza esta semana en un tribunal de Denver, donde se luchará por los derechos contractuales relacionados con esta tecnología.

“Como productores de leche, lo que constantemente tratamos de hacer es ser más eficientes para alimentar a la población mundial”, dijo Lamb, quien sólo emplea la selección de sexo en un 5% de las 2.000 crías que supervisa al año. “Es caro ahora, y definitivamente lo usaríamos” más si bajara el precio

Inseminación artificial. La industria láctea adoptó la inseminación artificial después de la Segunda Guerra Mundial. El esperma clasificado por género se ha utilizado sólo en la última década, según la Asociación Nacional de Criadores de Animales.

La selección de género no sólo se usa para la propagación de vacas lecheras, sino también para ampliar los rebaños y evitar tener que comprar vacas de reemplazo. Ayuda también al parto seguro de las vaquillonas que tienen su primera cría, ya que las terneras hembras son más pequeñas que los machos.

Sexing Technologies -cuyo nombre legal es Inguran LLC- establece laboratorios en las granjas de cría y procesa el semen tan pronto como es recogido. También es propietaria de toros, que los granjeros pueden elegir desde un catálogo online, como ‘Magnum’, un toro Jersey, conocido por ser el padre de vacas con alta producción de leche y grasa corporal. Según dice en su página web, la técnica de clasificación de género de Sexing Technologies alcanza el 93% de precisión.

Utiliza una máquina que aplica un tinte fluorescente a las células que reacciona de manera diferente con respecto a los cromosomas X femeninos y a los cromosomas Y masculinos. Cuando las células teñidas pasan a través del rayo láser, se detecta la cantidad de fluorescencia y se aplica una carga eléctrica que desvía las células a diferentes contenedores.