Director Oisoe advierte no permitirá acciones dolosas

28_01_2016 HOY_JUEVES_280116_ El País6 A

“Dejaré saneada la Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado (Oisoe), aunque tenga que ‘partir el pescuezo a quien sea’ o meterlo preso”, advirtió ayer su director, Francisco Pagán.

Al ser entrevistado por periodistas de HOY, aseguró que en su gestión no perecerá la ética, dijo que si tiene que cambiar sus principios, prefiere marcharse, pero antes, meterá preso a quien viole las normas.

En la institución que ha estado en la mira de la opinión pública y que ha sido observada por acciones de corrupción, se realizan reuniones mensuales y hasta semanales.

“Aquí no habrá acciones dolosas”, dijo el director, quien ha desmantelado departamentos completos desde su llegada al cargo hace ya casi seis meses.

“Le hablaré de mi gestión, no del pasado, casi todo mi personal es nuevo, de mi confianza y saben que nadie puede violar las normas”, dijo Pagán, con la pregunta de qué piensa ante los reclamos para que cierren esa institución.

Frente a la supervisión de las obras ha puesto a profesionales sin tachas morales, “aquí a nadie se le pide un centavo y todos saben que están comprometidos con la ética de la entidad”.

Ha puesto a ingenieros jóvenes especializados en áreas diversas y personal de experiencia a quienes forma para que no se les ocurra equivocarse en el ejercicio.

“Que nadie se equivoque conmigo, ya mucha gente se ha llevado su sorpresa conmigo”, dijo Pagán.

Contó que reúne a su personal permanentemente y le advierte que pasará a quien cometa faltas.

La Oisoe tiene 1,250 empleados, su director asegura que son honestos, pero para eso, ha hecho saber su lema sobre la honradez.

Ya ha cancelado a empleados con problemas para cumplir con valores que tiene impregnado como servidor público. Todas las obras han sido licitadas y responden a

necesidades y a las normas establecidas por el Ministerio de Salud, en el caso de los hospitales y centros de atención primaria.

La entidad ha sido cuestionada tras el suicidio del arquitecto David Rodríguez García, agobiado por las deudasy engañado en la pasada gestión.