Miles de personas se movilizan en Roma contra uniones gais y por la familia

fooot

Roma. Miles de familias, miembros de asociaciones católicas italianas y personalidades de la política se movilizaron hoy en Roma en defensa de la familia tradicional y contra el reconocimiento de las uniones homosexuales.

Los manifestantes acudieron al Circo Máximo de la capital italiana con pancartas con mensajes como “la familia es patrimonio de la humanidad” e imágenes de parejas gais con hijos y bajo la palabra “error” para pedir el respeto por la familia católica tradicional, la formada por un padre, una madre y sus hijos.

La próxima semana, el Senado debatirá previsiblemente un proyecto de ley presentado por el primer ministro italiano, el socialdemócrata Matteo Renzi, que reconoce la legalidad de las uniones formadas por personas del mismo sexo y también la adopción del hijo natural de la pareja por el otro miembro.

Este es precisamente uno de los aspectos que más divisiones han generado, tanto fuera como en el seno del Partido Demócrata (PD, en el Gobierno).

Uno de los ministros italianos que ha mostrado sus dudas sobre este aspecto y que hoy participó en este acto multitudinario fue el de Medioambiente, Gianluca Galletti, que días antes había sostenido que se manifestaría por principios y a título individual, y no como miembro del Ejecutivo.

A este “Día de la Familia” también acudieron otros políticos como el gobernador de la Región de Lombardía, Roberto Maroni, el senador del grupo de Silvio Berlusconi Forza Italia, Maurizio Gasparri, o el diputado de Forza Italia, Renato Brunetta.

Junto a ellos también se manifestaron el vicepresidente de la organización fascista “CasaPound”, Simone Di Stefano, y el exministro de Reformas Constitucionales durante el Gobierno de Enrico Letta, Gaetano Quagliariello, entre otros.

En total “dos millones” de personas se han sumado a este evento, según cifras facilitadas por el organizador de este “Día de la Familia”, Massimo Gandolfini.

“Somos muchos, muchos más de los que pensábamos. Esta movilización no es contra nadie, sino a favor de la familia”, sostuvo Gandolfini durante su intervención en el escenario.   Junto a él en el escenario aparecía una enorme pancarta de color rojo y con letras en blanco con el mensaje “Prohibido desguazar a la familia”.

Gandolfini se mostró a favor del respeto a los valores tradicionales y pidió que no se reconozca el derecho de adopción del hijo de la pareja.

En la misma línea se mostró Maurizio Lupi, quien fue ministro de Infraestructuras de Italia hasta el pasado año, cuando se vio obligado a dimitir al verse involucrado en un supuesto caso de nepotismo.   Con un mensaje en la red social de Twitter, Lupi afirmó que “para un hijo, tener un padre y una madre es un derecho”.

“Esta es una gran fiesta por la familia tradicional, esto es un derecho bello y legítimo”, dijo por su parte el presidente de la Región de Apulia, Michele Emiliano, en declaraciones recogidas por los medios locales.

Momentos antes de la celebración de este “Día de la Familia”, que comenzó en torno a las 13.30 GMT, el ministro del Interior, Angelino Alfano, recibió al organizador de este acto, Galletti, al que mostró su total apoyo, como señaló en Twitter.

El “Día de la Familia” tuvo lugar una semana después de que organizaciones en defensa de los derechos de los homosexuales pidieran en 80 ciudades de Italia la aprobación de este proyecto de ley en el Senado.

En el preámbulo del texto se destaca “la necesidad” de poner fin a este vacío legislativo que ha hecho de Italia uno de los pocos países europeos que carecen de una normativa sobre las uniones gais.   El texto ha sido impulsado por el PD y es unas de las prioridades de Renzi para este año.

El pasado 21 de julio, el Tribunal de Estrasburgo condenó a Italia por no respetar el Convenio Europeo de Derechos Humanos y le instó a que legalice las uniones civiles entre personas del mismo sexo.