Manolo Pichardo insta a jóvenes PLD a formarse de vocación y servicio

Manolo Pichardo

El dirigente del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), Manolo Pichardo, exhortó a los jóvenes que pertenecen a su organización política a formarse, actualizarse y forrarse de la vocación de servicio que debe tener todo dirigente político integro.

Al hablar en el club Héctor J Díaz de la provincia de Azua, durante un acto programado por la juventud peledeísta de aquella localidad,  Pichardo dijo que “la sociedad ha cambiado porque la forma en que se producen las riquezas a dado un vuelco en la medida que el conocimiento gana espacio, por lo que la forma de hacer política también debe cambiar para parecerse a la sociedad de hoy”.

Aseveró que en una sociedad en donde la horizontalización de la información se ha impuesto, la gerarquización de ésta no tiene sentido, por lo que los políticos tienen que ser más transparentes e instruidos.

En la conferencia titulada “La juventud y la política en el siglo XXI”, el expresidente del PARLACEN llamó a los jóvenes a alejarse de la politiquería, la que definió como la forma retorcida de hacer política en la que solo se busca el beneficio personal.

En ese sentido dijo que los jóvenes están llamados forzar para que se abandone la vieja forma de hacer política abriendo un debate en el que las ideas se impongan al dinero que lo está corrompiendo todo, además llamó a presionar para que en los partidos retorne la democracia interna  porque su ausencia está poniendo en juego la existencia de éstos.

“Es necesario que después de concluido el proceso electoral iniciemos a través de todos los medios de comunicación y redes sociales un debate agresivo que nos lleve a derribar la puerta para poder entrar a la fiesta de la auténtica democracia”.

Pidió empujar de la dirección de los partidos a los dirigentes que se agotaron física e intelectualmente y se han convertido en una retranca para el cambio dialéctico que debe producirse en toda organización para ponerse a todo con una sociedad que avanza, los supera  y convierte en bufones sin que se den cuenta.