La familia

Soraya Lara de Mármol

Pregunta de la lectora: Escucho hablar de la familia como la principal unidad social socializadora de los niños. Quiero conocer más detalles sobre esto, pues solo tengo la idea.

Respuesta de la terapeuta: En primer lugar le daré algunas definiciones del diccionario de la Real Academia Española: Extender al conjunto de la sociedad algo limitado a unos pocos. Adaptar a un individuo a las normas de comportamiento social. Hacer vida de relación social.
Quiero dejar claro que la familia se constituye, no necesariamente por lazos biológicos, sino por aquellas personas responsables de la crianza, el cuidado, la protección, la vinculación afectiva y la que transmite los valores y principios que guiarán a sus miembros hacia la adaptación familiar y social.
A través de las pautas interrelacionares, es decir, normas o modelo de relación entre las personas que conviven bajo un mismos techo, se constituyen el aprendizaje.
Los miembros de una familia o tutores inciden significativamente en la construcción de la identidad individual y colectiva, que por su nivel de vinculación afectiva, el tiempo invertido en la convivencia y la intensidad emocional transmiten lo aprendido culturalmente, de las pasadas generaciones y de las experiencias acumuladas en el transcurrir de los ciclos vitales de la familia.
La familia se nutre de las creencias culturales y las asume como verdades históricas, las validan y las incorporan como únicas e insustituibles. Es a través de los comentarios, rituales elaborados que dan autenticidad a una creencia determinada.
Las ideologías, la religión, las leyes y el “así se hacen las cosas” “ el porque así lo aprendí y lo hicimos”, están presentes en la familia día a día mediante acciones y mandatos.
La presencia significativas de los medios de comunicación a los que está expuesta la familia influencia el ¿cómo se hacen las cosas? ¿Cómo debes comportante? ¿Qué decirle a los hijos?, entre otras.
La era digital ha cambiado patrones de convivencia y creencias familiares. Nuevas presiones culturales, de tipo ideológico y político inciden sobre los estereotipos de género, relaciones de parejas de homosexuales y de lesbianas, que modifican los establecido por la cultura y la religión hacen milenios.
Nada queda en la privacidad del hogar, la interacción con los medios externos son más activos y más influyentes. La familia cambia y se reestructura en el tiempo.
Cada familia es única e irrepetible.