CONSULTORIO DE FAMILIA

21_03_2016 HOY_LUNES_210316_ El País5 A

Pregunta del lector: He tenido grandes dificultades con mi esposa porque soy muy celoso. A veces, le doy permiso para salir a actividades de su trabajo, pero mi mente no se queda tranquila. Luego de que se ha ido comienzo a pensar si estará con otro. Sé que mi mente se imagina cosas, a veces lo puedo controlar, otras no. La comienzo a llamar para preguntarle con quién está. Cuando llega a la casa le pido el celular para revisarlo. ¿Qué puedo hacer?

Respuesta de la terapeuta: La persona con celotipia suele manifestar conductas de este tipo.

Queda atrapada en un pensamiento obsesivo del que no puede liberarse fácilmente. Las conductas de búsqueda de información, revisión, persecución, se van intensificando con la idea o con la convicción de que encontrará algo.

La inseguridad es el motor propulsor, el miedo al abandono o a que su pareja se enamore y prefiera irse con otra persona, son pensamientos o temores que activan la ansiedad.

Es una ansiedad persecutoria, “alguien me la quitará” “de alguien se enamorará y me dejará”. Este tipo de pensamientos es recurrente. Se vuelve un círculo vicioso.

El ciclo se nutre de los pensamientos que son activadores de la ansiedad, esta se intensifica y los pensamientos se reactivan. Aumenta la sospecha, se activan las conductas, las dudas y la persecución. Para liberarse de la celotipia, la ansiedad que subyace, y detener los pensamientos activadores, es necesario buscar ayuda. Se está tan convencido sobre el posible o el imaginario engaño que es difícil liberarse de ello.

No es lo mismo cuando los celos responden a una conducta de sospecha porque hay evidencias de que la pareja es infiel.

¿Qué le recomiendo? Hacer un cuadro en el que pueda anotar: ¿Qué situación usted observa que activan sus sentimientos de celos? Establezca la diferencia entre lo imaginado y lo real.

Note sus reacciones fisiológicas, es decir, si aumentan sus palpitaciones, si su frecuencia respiratoria se hace más rápida, la tensión de su cuerpo, si los pensamientos son más rápidos, entre otras manifestaciones.

Una vez conocido el ciclo podrá superarlo. Respire, cálmese y valore si el motivo es real o imaginario. Sustituya los pensamientos activadores de tensión. Haga otra actividad, no se detenga en sus pensamientos. La distracción podría ayudarle.

Si le resulta difícil manejarlos, busque ayuda para que pueda superarlos.