Christine Lagarde situada para sustituir a Draghi en el BCE

President Donald Trump, third from left, walks past Russian President Vladimir Putin, fourth from left, as they take their place for a group photo at the G-20 summit in Osaka, Japan, Friday, June 28, 2019. Also participating are, from left, Canadian Prime Minister Justin Trudeau, Argentine President Mauricio Macri, European Council President Donald Tusk, Managing Director of International Monetary Fund Christine Lagarde. (AP Photo/Susan Walsh)
President Donald Trump, third from left, walks past Russian President Vladimir Putin, fourth from left, as they take their place for a group photo at the G-20 summit in Osaka, Japan, Friday, June 28, 2019. Also participating are, from left, Canadian Prime Minister Justin Trudeau, Argentine President Mauricio Macri, European Council President Donald Tusk, Managing Director of International Monetary Fund Christine Lagarde. (AP Photo/Susan Walsh)

Tras tres días de negociaciones, los líderes europeos llegaron ayer a un acuerdo para situar a la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Inmediatamente después Lagarde dijo que se sentía “honrada” de haber sido nominada para la presidencia del Banco Central Europeo y que renunciará a sus responsabilidades en el FMI durante el período de nominación.
Se cree que la sucesora de Draghi al frente del FMI cuenta con la carta del carisma de una ex directora del FMI, a la que tendrá que recurrir para hacer bueno el legado de Draghi.
“En el corto y seguramente en el medio plazo, no le quedará más opción que seguir el camino marcado en un contexto en el que prácticamente todos los bancos centrales, incluida la Fed, han decidido acompañar a sus economías ante las incertidumbres, pero su condición de impulsora de la troika de los rescates será temida”, afirma una publicación del diario español El Economista.es.

Agrega que “en el campo simbólico (Lagarde) parte con características casi revolucionarias. No es economista de formación, sino abogada.
Pero lo más relevante es que, al ponerse al frente del BCE, firma un nuevo hito del feminismo, tras haber sido la primera ministra de finanzas de un país del G8 y la primera directora del FMI”.
El BCE es uno de los órganos de poder más masculinizados de la eurozona, lo que Francia ha utilizado para situar a la france Lagarde en el cargo.
La publicación explica también que el carisma de Draghi ha servido para capear los distintos contratiempos y para maquillar las ineficiencias y desequilibrios de sus políticas.
Y el mercado, irremediablemente, parece sentirse seguro en sus manos.
Pero no ha podido evitar que la búsqueda de refugio de los últimos meses haya agravado las consecuencias de sus medidas heterodoxas y que, por otra parte, haya sido acusado de ser incapaz de hacer llegar con más nitidez los estímulos a los ciudadanos de a pie.
1. Estímulos
Lagarde llega al FMI ante un panorama en el que los estímulos, que efectivamente alimentaron la recuperación económica, han servido también para convertir las rentabilidades de las referencias del mercado de deuda de la eurozona en un páramo, al llevarlas a mínimos históricos -hundiéndose actualmente muchas de ellas en terreno negativo- y para dejar la inflación sin alcanzar de forma estable el 2%.