194 niños de 8 a 13 años son tratados por drogas

POR ELIAS RUIZ MATUK
Los presidentes de Hogares Crea Dominicano y Casa Abierta afirmaron ayer, que 194 niños de hasta ocho años reciben tratamiento en centros de recuperación por el consumo de drogas, amparados en el Código de Protección al Menor.

Leopoldo Díaz y Radhamés de la Rosa dijeron que los niños son convertidos en adictos luego de ser utilizados por los narcotraficantes como “delivery” o “mulas”.

Díaz y de la Rosa hablaron con reporteros de HOY a propósito del arresto, por parte de la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD), de cinco menores, entre ellos uno de trece años, que fueron sorprendidos trasladando estupefacientes en distintos puntos de la región Norte.

Díaz consideró que en el consumo y tráfico de drogas “hemos tocado fondo” y afirmó que “no es un secreto para nadie que en los barrios del interior y la capital se está vendiendo drogas en las mismas narices de las autoridades”.

Asimismo, de la Rosa dijo que el gobierno no tiene la capacidad económica, técnica y humana para atender los casos de los infantes, y que, a su juicio, cuenta con un Código del Menor que no sabe utilizar.

HOGARES CREA

Díaz dijo que en cuanto al consumo, Hogares Crea, en estos momentos, está recibiendo niños, niñas y adolescentes desde las edades de ocho años, adictos a cocaína, crack, marihuana y heroína.

Afirmó que de una población de 194 menores que tiene Hogares Crea, 77 son adictos a la cocaína, 76 al crack, 28 a la marihuana, dos a inhalantes y dos a heroína. Tienen edades que oscilan entre 8 y 13 años. Explicó que 10 de estos menores son de Sabana Perdida, 11 de Herrera, 7 de San Carlos, 7 de Alma Rosa; 7 de Gualey; 9 de Los Mina y 7 de Los Alcarrizos, en esta capital.

Otros 9 son de San Cristóbal, 7 de Higüey, provincia Altagracia; 6 de Baní, provincia Peravia; 3 de Bonao, provincia Monseñor Nouel; 3 de Barahona, 3 de La Romana; 5 de Boca Chica, 6 de La Caleta y 10 de Santiago.

Díaz afirmó que en cierta medida, lo que ha contribuido a la utilización de los menores como “mulas” tiene que ver el Código del Menor 136-03, que les da protección especial en función del mismo delito cometido por un adulto, y se le aplica una sanción menor por este mismo delito.

“Los narcotraficantes conocen muy bien la ley y amparados en el mismo código, utilizan al menor. El narcotraficante en gran cantidad de casos, paga en especie. El menor es curioso por naturaleza, y se pregunta por qué a los grandes les gusta tanto eso y pagan tanto dinero, por lo que el menor queda enganchado como adicto”, explicó.

Consideró que el gobierno debe abocarse a la instalación de un proyecto de atención para menores, lo que ha sido solicitado por Hogares Crea Dominicano para el presupuesto del próximo año.

“El gobierno debería abocarse a la instalación de ese proyecto e incrementar una campaña de prevención que abarque las escuelas, los colegios, las universidades, los clubes deportivos, los clubes socio culturales y todo aquel entorno de que se tenga la sospecha de que estén los menores”, dijo.

Afirmó que hace diez años fue creado el Centro de Educación  Preventiva Integral, con la intención de que esos centros se instalen con carácter de permanencia en aquellos barrios donde las estadísticas arrojan una mayor incidencia en el consumo y tráfico de drogas, tanto en la ciudad capital como en el interior del país.

CASA ABIERTA

Radhamés de la Rosa, director de Casa Abierta, consideró que los menores involucrados en el consumo y tráfico de drogas es un problema serio en el que las autoridades no cuentan con la capacidad económica, técnica ni de recursos humanos para enfrentarlo.

De la Rosa dijo que las autoridades cuentan con un Código del Menor, pero no tienen la capacidad para aplicarlo. Afirmó que el gobierno es deficitario, también, en cómo atender a los menores.

Afirmó que uno de los puntos neurálgicos, es que no tenemos recursos financieros, técnicos y humanos para atender a la población infantil, aunque si hay recursos para otras cosas. “Estos niños deberían ser atendidos, tanto los usuarios como los que son usados como mulas, por el sistema de protección a al menor”, expresó De la Rosa.

Dijo que los narcotraficantes se aprovechan de la miseria en los principales sectores del país. “El que prostituye a un menor también tiene sanciones. Es mucho más fácil tener a un niño, que pasa por desapercibido, la inmoralidad es tanta que no ven como pueden dañar al infante, y no les importa”, criticó.

Dijo que la gente que trafica con drogas no tiene conciencia social y sólo buscan ganar dinero y la adquisición de riquezas. La Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD) arrestó a cinco menores, entre ellos uno de trece años, a quienes sorprendieron trasladando estupefacientes en diferentes lugares de la región Norte, mientras que en Cabarete la Policía Turística arrestó a un hombre señalado como un “zar” de las drogas en Sosúa y Puerto Plata.