“Sergio Vargas Sinfónico”, una gala fantástica y popular

5C_¡Alegría!_22_5,p01

Santo domingo
RD
Sergio Vargas cumplió uno de sus sueños, ser sinfónico en el principal escenario artístico del país.
La noche del pasado sábado, en la sala Carlos Piantini del Teatro Nacional Eduardo Brito, el artista hizo un recorrido por su carrera musical de casi cuatro décadas de historia y se alzó con el éxito y el reconocimiento del público que evidenció su consolidación en una noche inolvidable.
Durante dos horas, la orquesta de Sergio y la Filarmónica de Santo Domingo, dirigidas ambas por el maestro Amaury Sánchez, se compenetraron para poner a mover en sus asientos a los asistentes al concierto con los merengues más populares de una larga selección de éxitos del cantante oriundo de Villa Altagracia.

Más de 40 músicos en escena, un cuerpo de bailarines y cuatro coristas formaron parte de esta noche sinfónica donde el merengue brilló en la voz de uno de sus principales exponentes, con la particularidad de un estilo que ha implantado y lo ha hecho merecedor de los más importantes galardones del país.

La mágica noche se inició al compás del contagioso merengue “La quiero a morir”, y siguió con “Madre mía”, “Qué te has creído”, “Las vampiras”, “Delirio” y “La novia”.
El bolero tuvo su momento especial, en el que se reconoció a Lope Balaguer, Alberto Cortez, Raphael y a René del Risco Bermúdez, con los temas: “Brindo por ti”, “La vida”, “Cierro mis ojos” y “Una primavera para el mundo”, que interpretó junto a su orquesta y que fueron coreados por el público.
Uno de los momentos más esperados fue el dedicado a la canción “Como un bolero”, que se ha vuelto una de las más representativas en la voz del “Negrito de Villa”. Este segmento culminó con una invitada especial, Diomari La Mala, con quien Sergio interpretó “A mi manera”. Ellos entremezclaron sus voces logrando fuertes aplausos del auditorio.
Cantó con su hija
Sergio Vargas llevó como sorpresa a su hija Perla Marola Vargas, quien reside en España, y juntos cantaron la canción que grabaron hace unos años para la película “La lucha de Ana”, logrando uno de los momentos más emotivos de la noche.