Fundación exige Sisalril introduzca en en catálogo tratamiento para hepatitis

22_07_2019 HOY_LUNES_220719_ El País12 B

Directivos de la Fundación Dominicana Hepatitis B y C demandaron a la Superintendencia de Salud y Riesgos Laborales (Sisalril) que introduzca en el catálogo de medicamentos el tratamiento y la vacuna para tratar ambas enfermedades. Buscan que las Administradoras de Riesgos de Salud (ARS) asuman la cobertura.
La doctora Sandra Cabrera Febrillet, gastroenteróloga y asesora de la Fundación, dijo que la hepatitis C se cura pero dado a que la seguridad social no tiene cobertura para un tratamiento tan costoso, el Gobierno asume esa responsabilidad a través del programa de Alto Costo, algo que debe cambiar.
En la actualidad, el sistema de seguridad social no cubre las pruebas de detección ni de seguimiento de la enfermedad.
Las hepatitis C y B son responsables del cáncer de hígado y la cirrosis hepática, dijo la experta.
La enfermedad no se diagnostica como se debe, por lo que no existen estadísticas precisas, pero se estima que en el país existen 250 mil personas con hepatitis C y casi 400 mil con el tipo B. Se trata, explicó Cabrera Febrillet, de los dos tipos de la enfermedad de más alta incidencia.
Insistió que la B se trata con una vacuna y desde el año 2014 se cura el tipo C con tratamientos de alto costo pero con un 98% de efectividad.
Asimismo, Cabrera Febrillet, Margarita de Cuello y Elsa Hernández aseguraron en que el país tiene la necesidad de hacer jornadas de detección de hepatitis, una responsabilidad del Ministerio de Salud y el Servicio Nacional de Salud (SNS).
Detección. Para la doctora y las directivas de la Fundación Dominicana Hepatitis B y C ahora, paradójicamente, el Gobierno cubre el tratamiento para la hepatitis C pero no están los pacientes pues la mayoría desconoce que están enfermos. Por ello, reitera que se hacen necesarias las jornadas de detección.
Recordaron que el país asumió el compromiso de erradicar la hepatitis B, transmitida por un virus a través de la sangre contaminada o por fluidos corporales, para el año 2030, que es el período que ha fijado la Organización Mundial de la Salud (OMS).
Cabrera Febrillet pidió a la población adulta que pida a su médico la prescripción de la prueba de hepatitis B y C y que se la haga aunque sea una vez en la vida.
La hepatitis C, que se transmite solo por el contacto con la sangre de una persona infectada, la tienen 71 millones de personas en el mundo y de esa cifra 300 mil mueren al año. La B la tienen 253 millones y de esos 800 mil mueren. Es mayor la incidencia de hepatitis B que del tipo C.
Cuatro hospitales. En la actualidad hay cuatro hospitales en Santo Domingo en los que se atiende a la población con hepatitis C.
El tratamiento se entrega en los hospitales Padre Billini, Francisco Moscoso Puello, Cabral y Báez y el Centro de Gastro.
Los expertos estiman que el índice de las personas no diagnosticadas es muy alto, lo que debe llamar la atención y acción de las autoridades.
“Las personas con los virus de hepatitis B o C son muchísimo más que los pacientes identificados hasta el momento, de ahí la gran preocupación de nuestra organización”, dijeron.